El Parlament aprueba un proyecto de ley para regular la vida digital tras la muerte

Pleno en el Parlament
EUROPA PRESS
Publicado 14/06/2017 13:46:22CET

La oposición la apoya pero critica la urgencia con la que ha querido tramitarla el Govern

BARCELONA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles un proyecto de ley sobre las voluntades digitales para regular la vida digital de las personas muertas y reconocer el valor patrimonial de la huella digital.

La iniciativa, que estimula la designación de un heredero digital en el testamento, ha sido tramitada por la vía de urgencia y defendida por el conseller de Justicia, Carles Mundó, y ha contado con el apoyo unánime de los grupos menos en tres artículos en los que Cs se ha abstenido.

Mundó ha destacado que, actualmente, "cuando se muere físicamente no se muere digitalmente", un fenómeno novedoso asociado a la era digital que no está regulado: con la aprobación de este proyecto de ley, Catalunya se convierte en uno de los primeros territorios del mundo en hacerlo.

Jordi Orobitg (JxSí) ha destacado la importancia de la iniciativa tanto para los derechos de los adultos como de los menores y tutelados, ya que también permite "la suspensión de cuentas a petición de los padres".

Además, ha explicado que la trascendencia de la norma justificaba su tramitación por la vía de urgencia y ha agradecido el apoyo mayoritario de los grupos: "No se ha hecho para tener medallas, sino para sacar adelante una medida valiente".

ATRIBUIRSE EL MÉRITO

La diputada de Cs Lorena Roldán ha criticado que el Govern haya querido tramitar la propuesta por la vía de urgencia --"me gustaría ver esta celeridad en el resto de leyes, como la de la Renta de Ciudadanía" --, y lo ha atribuido a la necesidad de Mundó de atribuirse el mérito.

Cs ha presentado varias enmiendas al texto que han sido rechazadas por el pleno, relacionadas con los derechos personales, "que son competencia del Estado y deben regularse bien".

El pleno también ha rechazado una enmienda de SíQueEsPot defendida por Joan Coscubiela, que también ha lamentado la rapidez con la que se ha querido tramitar el texto, teniendo en cuenta que se trata de "un instrumento de Estado" muy importante y pionero.

A su juicio, la ley que se ha aprobado ofrece una respuesta parcial a la realidad digital, ya que "no cuenta con la actitud colaboradora de los prestadores del servicio, que ya están poniendo problemas".

Benet Salellas (CUP) ha coincidido en que se trata de una iniciativa incompleta debido a la "tensión entre el derecho privado y el público", y ha lamentado que existan multitud de desigualdades en el ámbito digital que hayan quedado al margen de la regulación.

A los 'cupaires' les hubiera gustado que la normativa fuera más ambiciosa en ámbitos como el ciberacoso para que la Generalitat pudiera "clausurar cuentas" que vulneren los derechos básicos.

Desde las filas del PSC, Rosa Maria Ibarra también ha cuestionado la urgencia con la que se ha tramitado la ley, y ha defendido que la actual regulación ya permite "dar salida a los cambios que han comportado las nuevas tecnologías en el patrimonio".

"Tendríamos que haber hecho las cosas bien, con tiempo", ha apuntado, aunque ha añadido que los socialistas apoyan la iniciativa debido a su trascendencia e innovación.

UNA LEY CONSTITUCIONAL

La diputada del PP Esperanza también ha criticado la celeridad, pero ha celebrado irónicamente "que este Govern apruebe por segunda vez una ley que no es inconstitucional", tras la del registro de parejas de hecho.

"Pero no caigamos en la trampa de felicitarnos porque es poco humilde y atrevido" al no conocerse aún el resultado que tendrá la aplicación de la nueva regulación y si será efectiva, ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies