La Pedrera dedica al fotógrafo Miserachs la exposición antológica más ambiciosa

Exposición antológica dedicada al fotógrafo Xavier Miserachs en La Pedrera
EUROPA PRESS
Publicado 15/03/2018 13:11:37CET

   "Una buena fotografía es la que consigue pellizcar el alma"

   BARCELONA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Catalunya La Pedrera ha dedicado al fotógrafo Xavier Miserachs la exposición antológica más ambiciosa en un recorrido retrospectivo que reivindica el trabajo de este icono de la modernización y experimentación fotográfica de la segunda mitad del siglo XX.

   Lo han destacado en la presentación de la muestra 'Xavier Miserachs. Epílogo imprevisto', que se podrá ver hasta el 15 de julio, la directora de la Fundación Catalunya La Pedrera, Marta Lacambra, y la comisaria Laura Terré, hija de uno de los íntimos amigos del artista.

   Terré, que ha trabajado con las hijas de Miserachs, ha hecho una selección de 150 fotografías, de las cuales se cuentan algunas inéditas de aparente uso doméstico, después de visionar unas 10.000 en el archivo depositado en el Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba), que en 2015 le dedicó una muestra.

   La muestra quiere dar una visión de conjunto de su obra, tanto en blanco y negro como en color, ha resaltado la comisaria, que ha dicho haber seguido la "huella Miserachs": sus intereses más íntimos, los reportajes y los retratos ligados a la historia de la segunda mitad del siglo XX.

   Por primera vez, se ha tenido en cuenta el archivo de forma global, con las fotos de l'amateur a las del profesional, del blanco y negro al color, y de la experimentación al trabajo por encargo, con el fin de completar los tópicos atribuidos a Miserachs (Barcelona, 1937-1998).

   La muestra empieza con un panel de fotografías a color de mujeres que destilan la "joya de vivir", en palabras de la comisaria, que también ha escogido retratos a Joan Miró, Oriol Maspons, Salvador Dalí y Josep Pla, entre otros.

   Según Terré, una de las diferencias significativas de Miserachs con los fotógrafos de su generación es su versatilidad y su talento de "fotógrafo-escritor", que volcó por escrito gran parte de su pensamiento y comportamiento fotográfico.

   La capacidad de captar el instante, la luz ambiente, la acción y el movimiento con un zoom corto también son rasgos significativos del trabajo en blanco y negro de Miserachs, según la comisaria, que ha destacado el rigor de los planos, el nivel de detalles y el uso de teleobjetivos en las de color.

   Miserachs fue uno de los fotógrafos de referencia y fue miembro destacado de la nueva generación que llevó a cabo una profunda renovación de la fotografía documental en la España de la transición, y que a final de los 60 amplió su actividad con la fotografía en color en la publicidad, el reportaje y la fotografía editorial.

   Inició su trayectoria fotográfica en 1958 en la Costa Brava cuando todavía era estudiante de Medicina, y de hecho la exposición recoge el proyecto 'Costa Brava Show' de 1965, que incorpora elementos de espontaneidad y de 'pop art' y del que se sentía especialmente satisfecho.

PELLIZCO EN EL ALMA

   La comisaria ha parafraseado al fotógrafo cuando decía que "una buena fotografía es la que consigue pellizcar el alma", de la misma forma que la realidad había pellizcado antes al artista.

   Ha confiado en que la exposición "alimentará la imaginación y la capacidad del público de pensar y repensarse" con una degustación muy seleccionada.

   Según los organizadores de la exposición, Miserachs hizo de sus reportajes ensayos críticos próximos a la autobiografía, de forma que su obra constituye una semejanza de la segunda mitad del siglo XX.