Piden hasta 21 años de prisión para el grupo 'pilla-pilla' que humillaba a homosexuales

Ciudad de la Justicia, L'Hospitalet
EP-MLC
Publicado 17/01/2018 17:49:36CET

   BARCELONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía de Barcelona pide penas de hasta 21 años de prisión para cinco miembros del 'Proyecto pilla-pilla' que contactaba con homosexuales por chats con la excusa de mantener relaciones sexuales y, al quedar con ellos, les abordaba en grupo para humillarles, grabarles en vídeo y obligarles a confesar falsamente que eran pederastas.

   En su escrito, recogido por Europa Press, el fiscal considera a los cinco acusados culpables de delitos contra la integridad moral y contra la intimidad, y pide para ellos penas que van de los 21 años a los dos años de cárcel en función de su participación en los tres casos ocurridos en Catalunya en 2013.

   El fiscal de delitos de odio y discriminación afirma que el principal acusado creó en España el 'Proyecto pilla-pilla' en noviembre de 2013 --con páginas en Facebook y Twitter-- imitando el grupo ruso 'Occupay Pedofilya', de "clara ideología neonazi", y además los acusados mantenían contactos con personas de extrema derecha.

   Este proyecto, que nació en Rusia, tenía el pretexto aparente de neutralizar a supuestos pederastas, pero en realidad su objetivo era la "persecución, humillación y vejación de hombres homosexuales", unos objetivos completamente compartidos por el 'Proyecto pilla-pilla'.

   Afirma que en cumplimiento de estos fines, el principal acusado, entre noviembre y diciembre de 2013 entabló conversaciones de cariz sexual con tres hombres adultos a través de chats hasta lograr una cita fingiendo ser un joven gay, en algunas ocasiones de 17 años.

   Cuando aparecía la víctima seleccionada, el acusado, acompañado de un grupo de entre diez y 20 personas, entre las que estaban en diferentes días algunos de los otros cuatro encausados, "con propósito de atemorizar, humillar y represaliar a los hombres homosexuales", le abordaban, grababan y le obligaban a contestar preguntas íntimas y declarar que era pederasta --aunque había quedado con un hombre adulto--.

   Los vídeos posteriormente eran colgados en Internet y algunos se volvieron virales, lo que causó un "daño irreparable en su honor y dignidad con el aparente propósito de que escarmentasen y no volviesen a fijar una cita sexual con ningún joven", si bien todos los acusados tienen edad para prestar consentimiento sexual.

VÍDEOS VIRALES

   La cuenta de Facebook del 'Proyecto pilla-pilla' tenía en ese momento 23.115 seguidores y la de Twitter 547, y sus vídeos se volvieron virales ya que también fueron "ampliamente difundidos" en Internet por publicidad o por envío, por correo electrónico, mensajería instantánea, blogs y otros sitios web, puntualiza el fiscal.

   Además, estos hechos generaron un "estado de alarma social" entre la población LGTBI que temía por su seguridad e integridad, viéndose gravemente afectados en su dignidad colectiva.

   Las tres víctimas fueron abordadas en las inmediaciones del Hospital de Granollers (Barcelona) o en la estación de tren de Les Franqueses del Vallès (Barcelona) y en dos casos los vídeos llegaron al entorno familiar más cercano, y en otro se ha constatado que fue visto por más de 50.000 usuarios.

   Por estos hechos, el fiscal pide indemnizar a las tres víctimas con 31.000 euros por los daños morales y perjuicios morales derivados de la filmación de imágenes y su posterior difusión.