Pisarello remarca que no hay recortes sino reajustes habituales pero están "preocupados" por los ingresos

Gerardo Pisarello y Jordi Ayala
EUROPA PRESS
Publicado 13/07/2018 13:56:01CET

Prevén acabar el mandato con 5 millones menos de inversión de lo previsto pero 850 más que el anterior

BARCELONA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha insistido este viernes en que el Gobierno de Ada Colau no plantea recortes, sino que el Ayuntamiento realiza reajustes y reprogramaciones de determinadas inversiones, aunque ha reconocido que están "preocupados" por la disminución de ingresos, especialmente de plusvalías.

En rueda de prensa, ha descartado recortar el gasto corriente a los distritos y ha remarcado que la disminución de ingresos de más de 100 millones de euros de la que alertó el PSC es falsa, pero que "no quiere decir que no hayan caído los ingresos", sobre todo por las plusvalías, las transferencias del Estado y la deuda del Gobierno central y del Govern con el Ayuntamiento, según él.

Teniendo en cuenta que el descenso de ingresos, Pisarello ha dicho que deben ser prudentes, lo que implica ajustar o reprogramar determinadas inversiones, algo que ha asegurado que hacen constantemente y todos los años: "Me parece inaceptable que se diga que estos son recortes. Supondría hacer desaparecer el Plan de Barrios o que la inversión social se deje de prestar, y eso no pasará".

Ha criticado que grupos de la oposición, especialmente el PSC, han lanzado acusaciones de gran irresponsabilidad que intentan poner en duda la solvencia del Ayuntamiento y el compromiso del Gobierno de Colau con la inversión social: "Tal vez algunos partidos han entrado en campaña y han querido entrar de forma salvaje".

Pisarello ha insistido en que el documento con recortes de 107 millones de euros que hizo público el PSC está desfasado y se elaboró en un momento de gran inestabilidad tras el 1-O, como "las decenas de documentos que se han en el Ayuntamiento permanentemente para prever diferentes escenarios presupuestarios".

Este documento preveía frenar 159 inversiones, entre ellas la Biblioteca de Sarrià, que Pisarello ha garantizado que se hará --"os puedo asegurar que a principios de 2019 habrá excavadoras"-- y escuelas, como la Ignasi Iglesias de Sant Andreu, cuyas obras ya han empezado, y estudian otros de los anunciados.

Ha asegurado que en ese momento previeron una caída de la recaudación de plusvalías del 41% y que en estos momentos se calcula del 12%, y ha sostenido que el líder municipal del PSC, Jaume Collboni, debería entender que han entrado en nueva etapa de colaboración con el nuevo Gobierno central del PSOE.

1.670 MILLONES DE INVERSIÓN

Ha dicho que prevén acabar el mandato con cinco millones de inversión menos de los que previó al iniciarlo --calcularon 1.675 millones de inversión en los cuatro años y ahora creen que acabarán con 1.670--, y ha garantizado que la inversión social y en obras superará en 850 millones las del mandato anterior y que habrán impulsado unos 1.000 proyectos.

"Si no toda la caída de ingresos se puede compensar, si pasa eso, al final del mandato tendremos la ciudad de todo el Estado que más ha incrementado la inversión social" y el Ayuntamiento seguirá siendo solvente y teniendo las cuentas equilibradas, ha garantizado Pisarello.

El gerente de Economía, Jordi Ayala, ha detallado preguntado por los medios que la inversión en 2016 fue de 435 millones de euros y en 2017 de 422, mientras que para este año se prevé de 415, y prevén unos 400 para 2019, todavía sin Presupuesto elaborado, y "no se puede recortar sobre algo que no existe".

Ha señalado que la comisión de Gobierno de cada semana reprogama proyectos y avanza o retrasa obras, como siempre se ha hecho en el Ayuntamiento, y Pisarello ha añadido: "Las reprogramaciones comportan retrasar las fases de un determinado proyecto, no es que se abandonen proyectos".