La plantilla de Petrus de Santa Perpètua inicia una huelga en contra del despido de 68 empleados

Actualizado 28/01/2015 18:47:59 CET

SANTA PERÈTUA DE MOGODA (BARCELONA), 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de la histórica Petrus de Santa Perpètua de Mogoda, actualmente propiedad del grupo multinacional Esselte --con capital estadounidense y sede en Luxemburgo-, han iniciado una huelga indefinida a partir del próximo jueves 29 de enero contra el despido de 68 trabajadores y el traslado de la producción a China y Polonia.

Según han informado fuentes del Col·lectiu Ronda, que representa a los empleados, Esselte presentó una propuesta de despido colectivo el pasado día 19 de enero que incluye el desmantelamiento de la actividad productiva de la planta, dejando únicamente las tareas de comercialización a través de Esselte SA, filial española del grupo.

Los empleados, que se niegan a negociar cualquier oferta económica y reclama que se reconozca la viabilidad económica de la planta de Santa Perpètua, también celebrará una concentración de protesta ante la delegación de la multinacional Esselte en Barcelona este mismo jueves.

"La plantilla está decidida a luchar hasta el final y demostrar que el caso de Petrus y Esselte no es el de una empresa en dificultades obligada a despedir gente sino una pura y dura deslocalización sin más objetivo que conseguir más beneficios", han asegurado los representantes del Comité de Empresa.

PÉRDIDAS Y POLÍTICA COMERCIAL

La plantilla denuncia que las pérdidas de los últimos ejercicios alegadas por Esselte "son fruto de la propia estrategia de la multinacional y no tienen ninguna relación con la viabilidad de la planta y la compañía".

Los trabajadores afirman que Esselte no ha hecho ninguna inversión en los últimos diez años en Petrus y, en cambio, ha utilizado los fondos de la empresa española --con reservas por valor de 38 millones de euros- para financiar otras empresas y plantas del entramado empresarial del grupo.

En esta misma línea los trabajadores recuerdan que desde 2009 han sufrido los efectos de "sucesivos expedientes de suspensión o regulación de jornada", consumiendo parte de su prestación de desempleo, de forma que si se aplica esta propuesta de despido colectivo sólo recuperarán un máximo de 180 días.

"En todos los casos, Esselte siempre trasladó a los trabajadores incluidos en los expedientes de suspensión el carácter transitorio de la medida y la voluntad de preservar la actividad desarrollada en Santa Perpètua de la Mogoda", afirman los empleados.

El abogado del Colectivo Ronda José Pérez advierte que no se puede tolerar que "día a día se robe el futuro industrial del país" y lamenta que se quieran aparentar situaciones de evolución negativa de los resultados económicos supeditando la actividad de una compañía como Petrus a los intereses de grandes grupos internacionales.

"Esselte ha adquirido una empresa histórica y prestigiosa con la única intención de comprar una marca reconocida por los consumidores", comenta el abogado, que indica que ahora que la coyuntura les es favorable debido a la reforma laboral, no tienen ningún problema en cerrar la producción.