El pleno de Barcelona pide a Colau soluciones a las quejas recogidas por la Síndica de Greuges

Pleno en el Ayuntamiento de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 23/03/2018 13:59:20CET

   BARCELONA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha presentado este viernes en el pleno municipal el informe anual de 2017 que recoge las principales quejas de los ciudadanos y del que ha destacado como las "más recurrentes" la movilidad, la vivienda y los servicios sociales.

   La concejal de la CUP Barcelona Maria Rovira ha agradecido el informe elaborado por la Síndica y la lamentado que sea una institución "limitada y con la única función de revisión, y que precisa un reglamento para dotarla de contenido".

   En referencia a las quejas sobre el aumento del precio de la vivienda registradas en el informe, ha apuntado que "el turismo es el culpable", y ha pedido seguir trabajando en una nueva ordenanza de terrazas para, según ha dicho, recuperar el espacio público.

   El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha reprochado al Gobierno municipal que existan "82 solares públicos vacíos que podrían destinarse a vivienda pública"

   También ha coincidido con el informe de la Síndica en la necesidad de mejorar la accesibilidad en los servicios de movilidad, en luchar contra el fraude, en impulsar campañas que fomenten el civismo, en aumentar efectivos de la Guardia Urbana, y ha criticado el papel del Gobierno de Ada Colau por ser, según cree, permisivo con los 'manteros'.

   La concejal del PSC Carmen Andrés ha agradecido el informe y ha lamentado que el consistorio "no sea tan sensible, exigente, transparente y responsable como lo es la Síndica con las problemáticas de la ciudadanía".

   Ha puesto como ejemplos la demanda persistente de guarderías, el precio de la vivienda, el aumento de las tarifas de transporte público y la imagen de la Guardia Urbana, según ella, perjudicada.

   Alfred Bosch (ERC) ha asegurado que "hay que responder a las quejas de la ciudadanía" y ha pedido al Gobierno municipal que actúe para que el año que viene se registren menos problemáticas.

   Asimismo, ha calificado de urgentes las que tienen relación con los servicios sociales y la vivienda.

   Carina Mejías (Cs) ha reprochado que "3.522 quejas son muchas para una ciudad como Barcelona que tendría que ofrecer unos servicios públicos de nivel".

   Ha añadido que agradecería tener acceso a los resultados sobre el efecto de planes y medidas tomadas por parte del Gobierno municipal sobre temáticas relacionadas con la violencia machista, planes de usos y acceso a la vivienda.

   Jordi Martí (PDeCAT) ha señalado que hay críticas que año tras año perduran y que "hay que señalar al Gobierno porque muchos de los puntos que aparecen en el informe, no son atendidas por el equipo de Colau".

   Pero de la misma forma que Bosch y Xavier Trias, ha lamentado no estar "con fuerzas" para debatir, tras conocer el procesamiento de líderes soberanistas ordenado por el Tribunal Supremo.

   El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha dicho que una de las prioridades del consistorio es recuperar, prestigiar y defender las instituciones, y ha agradecido el trabajo llevado a cabo por parte de la Síndica: "Una radiografía muy buena de la ciudad".

   Sin embargo, ha lamentado que la perspectiva crítica y rigurosa de la Síndica no esté presente --ha dicho-- en los discursos de algunos grupos municipales, y ha hecho un llamamiento a los grupos catalanistas progresistas para preservar las instituciones de autogobierno.

   Este debate se ha producido antes de que se suspendiera el pleno municipal por la "situación de excepción que se está produciendo fuera del Ayuntamiento", ha justificado la alcaldesa, Ada Colau.

Contador