El pleno de Barcelona rechaza el protocolo para ampliar el tranvía hasta Verdaguer

Pleno del Ayuntamiento de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 10/04/2018 11:09:39CET

   Colau garantiza que lo seguirán defendiendo y Sanz que "habrá tranvía metropolitano" en el futuro

   BARCELONA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado este martes en una sesión extraordinaria el protocolo para ampliar el tranvía hasta Verdaguer, con el voto en contra de todos los grupos municipales excepto los apoyos del Gobierno de BComú, del PSC y del concejal no adscrito, Gerard Ardanuy (Demòcrates).

   La propuesta rechazada era un protocolo de colaboración entre el Ayuntamiento y la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) para que el Trambesòs llegara a la plaza Verdaguer desde la plaza Glòries, que establecía que la financiación sería pública, que la administración aumentaría su participación en la gestión y que se ajustaría la tarifa técnica, pero sin detallarlo.

   Colau ha advertido a los grupos que han rechazado el protocolo que se equivocan y que los vecinos están hartos de que se prioricen los intereses de partidos, y ha criticado que los plenos se están convirtiendo en batallas partidistas en clave electoralista: "Este no ha sido nunca el tranvía de Colau. Es el tranvía de los vecinos", de entidades e instituciones, ha aseverado.

   Por este motivo, ha garantizado que seguirán defendiendo el tranvía, porque lo considera una cuestión fundamental para la movilidad y la salud, y ha explicado que han llevado el asunto a votación aunque la fueran a perder porque lo llevaban en el programa y era un compromiso, "aunque se pierda por motivos partidistas".

   La teniente de alcalde de Urbanismo, Movilidad y Ecología, Janet Sanz, ha defendido que la unión del tranvía mejoraría la movilidad en la ciudad y de todo el entorno metropolitano, y ha destacado el apoyo al proyecto de vecinos y entidades: "Queremos un sí al tranvía claro y contundente para que puedan continuar los trabajos".

   Sanz ha subrayado que ERC no tiene un proyecto de ciudad metropolitana y ha asegurado que su posicionamiento demuestra su partidismo y que sus intereses están por encima de la ciudad, y ha criticado que prefiera el aplauso de Cs, PP y el 'lobby' del coche a impulsar la mejora del transporte público: "A pesar de su oposición habrá tranvía metropolitano", ha garantizado.

APOYOS DE LA OPOSICIÓN

   El socialista Jaume Collboni ha dicho que el tranvía es un proyecto metropolitano estratégico que une barrios y puntos de conocimiento con un amplio consenso, aunque ha criticado el uso partidista que el Gobierno ha hecho del proyecto: "Han caído en el error de hacer un proyecto en contra de la otra mitad de la ciudad".

   El concejal no adscrito, Gerard Ardanuy (Demòcrates), ha expresado su voto favorable tomado tras una consulta interna de su formación, y ha defendido la necesidad de mejorar la calidad del aire en el Eixample, reactivar el comercio y mejorar la capacidad del transporte público.

RECHAZO DEL RESTO

   La edil del grupo Demòcrata Francina Vila ha insistido en que unir el tranvía no es sostenible económica ni medioambientalmente, y ha reiterado de que la línea D30 de bus eléctrico por la avenida sería una alternativa más eficiente y menos costosa, además de necesaria para consolidar la nueva red ortogonal de bus.

   Koldo Blanco (Cs) ha afeado al Gobierno municipal que quiera impulsar el tranvía por encima de cualquier otra medida de movilidad, y ha dicho que hay aspectos de financiación del proyecto que no están resueltos: "No es una prioridad para los barceloneses", ha dicho, y ha insistido en que no es posible rescatar las concesiones privadas, lo que dificulta una gestión unificada de la red.

   El republicano Jordi Coronas ha criticado que "el Gobierno municipal lleva tres años engañando a la ciudadanía" y ha advertido de que unir el tranvía podría perjudicar a Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), tras lo que ha recordado que ERC no votará a favor si no se garantiza que los beneficios recaen en las arcas públicas.

   El líder municipal del PP, Alberto Fernández, ha dicho que, si financiara el tranvía, el Ayuntamiento volvería "a hacer de cajero de la Generalitat, que es a quien corresponde la inversión de la unión de los tranvías", y ha sostenido que el Gobierno municipal debería optar por acabar la L9 de Metro, la cobertura de la Ronda de Dalt y la reforma de la avenida Meridiana.

   Maria José Lecha (CUP) ha asegurado que la interconexión es necesaria, aunque, según ella, se ha utilizado por BComú para obtener réditos políticos, y también ha señalado que la infraestructura debe ser gestionada y explotada en régimen público: "Las lógicas clientelares aportan 14 millones de euros netos a la empresa concesionaria".