El PP catalán ve posible adaptar la liberalización de horarios a la especificidad catalana

Enric Millo
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 21:35:23 CET

CiU dice que Montilla intentó liberalizar horarios y la oposición le pide que no pacte con el PP

BARCELONA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, ha asegurado este martes que la propuesta del Gobierno de modificación de los horarios comerciales tiene margen para la negociación y adaptación a la especificidad del modelo catalán.

En rueda de prensa en el Parlament, se ha pronunciado en este sentido después de que la Generalitat haya anunciado que recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC) si finalmente el Gobierno opta por modificar los horarios comerciales y liberalizarlos en 14 grandes municipios turísticos, entre ellos Barcelona.

La propuesta de modificar los horarios comerciales del Gobierno central la presentó este lunes el Gobierno a las comunidades autónomas y no ha gustado en absoluto ni a la Generalitat ni al sector, porque aseguran que atenta contra el modelo de proximidad que existe y está regulado en Catalunya.

Sin embargo, Millo ha destacado que la aplicación de la normativa no tiene por qué hacerse de forma lineal ni homogénea, y ha abierto la puerta a que se pueda modular en función de las características de los municipios catalanes.

"El comercio en Catalunya es muy plural y diverso. No es lo mismo Barcelona que Salou, y hay diferentes elementos y márgenes abiertos para establecer un diálogo entre los agentes afectados, el Govern y el Estado", ha sostenido.

Por ello, ha apelado a la prudencia y a no precipitarse anunciado "medidas radicales" ante una propuesta que, además, se aplicaría a partir de 2013.

Desde el PSC, el portavoz parlamentario Laia Bonet ha alertado de la gravedad que supondría liberalizar horarios y, aunque ha celebrado la reacción del Govern, le ha pedido la misma "beligerancia" a la hora de defender el resto de derechos de los ciudadanos.

Y es que, según Bonet, la propuesta la lanza el PP, el mismo partido con el que CiU acaba "pactando" otras reformas como la laboral en el Congreso y los miembros del Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) en el Parlament.

El portavoz parlamentario de CiU, Jordi Turull, ha reprochado que los socialistas pidan ahora una contundencia que no practicaron cuando el expresidente de la Generalitat y exministro de Industria José Montilla intentó la liberalización de los horarios comerciales.

Ha reivindicado así la firmeza del Govern a la hora de defender el autogobierno catalán, y ha subrayado que también lo hicieron cuando estaban en la oposición.

"CÓCTEL MOLOTOV"

La portavoz de ERC en el Parlament, Anna Simó, ha advertido de que la propuesta del Estado supone un "cóctel molotov" contra el pequeño y medio comercio, y ha desconfiado del éxito de un posible recurso ante el TC.

Por ello, ha emplazado al Govern a no esperar a la aprobación de la normativa y a avanzarse configurando un frente común con los comerciantes y trabajadores del sector, y a presionar políticamente desde el Congreso y el Parlament dado que CiU tiene al PP catalán como "socio preferente" en Catalunya.

En el mismo sentido se ha pronunciado la portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camats, que ve imprescindible oponerse desde Catalunya a esta posible regulación y cree que la Generalitat debe emprender ya acciones políticas con el Estado porque ve insuficiente la amenaza del Constitucional.

Ha pedido así al Govern y a CiU que rompa su "pacto de hierro" con el PP que, a su juicio, se evidencia semana tras semana, al destacar que la liberalización de horarios comerciales en Catalunya conllevaría más precarización, autoexplotación de los propietarios, jornadas más largas y sin festivos y que se ponga las ciudades al servicio de los turistas.

Desde C's, su portavoz Jordi Cañas ha llamado a preservar el pequeño comercio que no puede permitirse ampliar horarios, y ha recordado que la mayoría de poblaciones turísticas tiene una ampliación de horarios comerciales para facilitar al turista las compras.