El PP presenta enmiendas para anular la subida del agua que plantea CiU

Grifo, agua, lavarse las manos
FLICKR/CONCEPCIONESRELATIVISTAS
Actualizado 07/02/2012 14:37:59 CET

La federación avisa de que no puede bajar ni un euro la recaudación de la ACA

BARCELONA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PP catalán ha presentado entre sus enmiendas a la Ley de acompañamiento varias propuestas de supresión para anular la subida del canon del agua que contemplan los Presupuestos de la Generalitat para 2012.

El proyecto de ley de Medidas Fiscales y Financieras que acompaña a las cuentas de 2012 establece una serie de revisiones de la legislación en materia de aguas en Catalunya que conllevan la revisión al alza del cánon e incluso la creación de un nuevo gravamen a las compañías suministradoras de agua potable.

En concreto, el artículo 7.2 de la ley de acompañamiento establece la creación de un gravamen sobre los usos del agua destinada a abastecer a terceros, que afectaría a las empresas suministradoras pero que presumiblemente acabaría repercutiendo en el recibo del usuario.

La federación nacionalista argumenta que el nuevo gravamen es fundamental para paliar la situación de "quiebra financiera" de la Agencia Catalana del Agua (ACA) agencia que, según recuerda, es clave para los ciudadanos y también para el desarrollo económico de las empresas.

El portavoz adjunto de CiU en la Cámara Ramon Espadaler ha defendido que la nueva tasa tendrá menos incidencia en las empresas subministradoras de agua más eficientes, ya que lo que gravará el tributo, de aprobarse, es la diferencia entre el agua facturada y el agua captada.

ABIERTOS A LA NEGOCIACIÓN

Sin embargo, consciente de que CiU no tiene la mayoría necesaria para aprobar el tributo sin la necesidad de otros apoyos, se ha abierto a introducir cambios, aunque ha fijado como "línea roja" que la ACA no deje de recaudar ni un euro menos de lo que se prevé en la ley de acompañamiento.

Por ello, la federación y los populares deberán seguir negociando para lograr un acuerdo antes de la votación de las enmiendas este jueves, y, en el caso de no alcanzar un pacto, CiU deberá buscar otro aliado para sacar adelante la subida del agua --el grueso de los presupuestos los sacará adelante con la presumible abstención de los populares-- o renunciar a ella.

El incremento de la recaudación por la gestión de agua es uno de los mecanismos que contempla el Ejecutivo catalán para tratar de reducir el déficit por la vía de ingresos, sobre todo después de haber rebajado el impacto de la tasa turística.

De hecho, entre las medidas que aparecen en la ley de acompañamineto está también que los ayuntamientos catalanes paguen por la prestación gratuita de agua potable distribuida en fuentes públicas.

Sin embargo, los populares sostienen que se puede reducir el déficit reduciendo otras partidas presupuestarias y sin necesidad de incrementar tasas, como defendieron en las enmiendas presentadas a los presupuestos, en las que pretendían aplicar un recorte extra de 95 millones de euros reduciendo gastos, a su juicio, innecesarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies