Primera reconstrucción de vejiga intracorpórea en Catalunya usando cirugía robótica

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.
HOSPITAL VALL D'HEBRON
Publicado 12/07/2017 10:59:21CET

BARCELONA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cirujanos del Servicio de Urología del Vall d'Hebron Barcelona Campus Hospitalario han realizado por primera vez en Catalunya una cistectomía radical con reconstrucción intracorpórea de la vejiga con cirugía robótica en un paciente afectado de cáncer.

La extracción y reconstrucción de la vejiga completamente dentro del cuerpo del paciente, sin necesidad de cirugía abierta, se realizó con el sistema Da Vinci el 30 de mayo y el paciente recibió el alta hospitalaria una semana más tarde, ha anunciado este miércoles el Hospital Vall d'Hebron en un comunicado.

Se trata de un paciente con cáncer de vejiga, y en estos casos se indica la cistectomía radical --la extracción de la vejiga con los ganglios que hay cerca y la derivación de dos uréteres para poder orinar--.

Esta derivación se hace habitualmente a través de un trozo del intestino a una bolsa situada fuera del cuerpo del paciente o bien se reconstruye una vejiga nueva, una intervención compleja y con bastantes riesgos y recuperación lenta.

Hasta ahora, la extracción de la vejiga se realizaba con cirugía robótica, pero para hacer la construcción de la vejiga nueva se tenía que abrir al enfermo y con el robot Da Vinci se puede reconstruir la vejiga sin hacer nuevas incisiones.

"CIRUGÍA COMPLEJA"

El jefe de la Unidad del Urotelio del Servicio de Urología, Carles Raventós, ha asegurado que es "una de las cirugías más complejas" que realizan, para la que el doctor ha realizado estancias de formación en el Hospital Karolinska de Estocolmo y el Herlev de Copenhague.

La técnica es mínimamente invasiva y deja pequeñas cicatrices de la entrada de los instrumentos robóticos, y solo hay que realizar una pequeña incisión en el cuerpo del paciente para extraer la vejiga enferma.

Con este tipo de intervención los pacientes pueden recibir el alta hospitalaria antes, con una estancia de 6-7 días frente a los 10-15 habituales con otras técnicas, y recuperan también antes el tránsito intestinal, se reduce el sangrado y, en el caso de los hombres, se puede preservar la función sexual.

30 PACIENTES ANUALES

El primer enfermo tratado evolucionó favorablemente con rapidez y empezó a comer de forma precoz, tolerando los alimentos sin problemas y recibiendo el alta una semana después de la operación, y el hospital calcula que una treintena de enfermos se pueden beneficiar de esta técnica al año.

Los pacientes que pueden ser objeto de esta técnica son todos aquellos, tanto hombres como mujeres, afectados de cáncer vesical a los que se tiene que extraer la vejiga, un tipo de cirugía compleja con una mortalidad que puede llegar al 4%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies