Los productores de conejo reclaman medidas contra el "abuso" de la gran distribución

Concentración de Unió de Pagesos
UNIÓ DE PAGESOS
Publicado 10/05/2016 14:03:30CET

Unió de Pagesos protesta en la Subdelegación del Gobieno de Lleida

LLEIDA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Unos treinta productores de conejo se han concentrado este martes en la Subdelegación del Gobieno de Lleida para reclamar medidas que resuelvan la grave crisis del sector causada "por el abuso reiterado de la gran distribución, por presunta venta a pérdidas" e irregularidades en la lonja de Madrid, según Unió de Pagesos, el sindicato convocante.

La organización agraria ha pedido a las administraciones de Catalunya y el Estado un seguimiento riguroso de las acciones de la gran distribución teniendo en cuenta el impacto que provocan en los cunicultores, y también se les exige que velen por el funcionamiento correcto de las lonjas en la composición de las mesas para conseguir un precio de referencia que siga la oferta y la demanda del producto.

La presunta venta a pérdidas de las grandes superficies ha llevado a la organización a presentar cuatro denuncias contra cadenas de distribución ante el Servicio de Ordenación de la Distribución Comercial desde que empezó este año; la última fue presentada la semana pasada y en 2015 se presentaron 23.

El portavoz de la sectorial cunícola de Unió de Pagesos, Josep Guasch, ha explicado que el sector vive una sector muy fuerte con bajadas continuas de precios y un descenso de diez céntimos la semana pasada hasta 1,30 euros por kilo en vivo, muy lejos del precio de coste situado entre 1,70 y 1,80 euros.

"Esto no se puede aguantar, si la situación sigue así cerrarán muchas más granjas, podríamos estar ante el fin de la cunicultura en Catalunya", ha afirmado.

Ha explicado que el sector ha conseguido una rebaja del IRPF y que ahora necesita una revisión de la lonja de Madrid en la que hay irregularidades: "Está manipulada por una parte dominante, la de la industria, que hace el precio según sus conveniencias".

"Es muy difícil trabajar, nuestro trabajo es bastante sacrificado, no tenemos fiestas, ni fines de semana, ni vacaciones, y ahora no tenemos ni beneficios, no se gana nada, tendremos que cerrar", ha explicado Josep Guasch.

El sindicato reclama también créditos blandos con un periodo de carencia a través del Institut Català de Finances y ayudas del Estado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies