La prohibición de fumar en lugares públicos no dispara el consumo en hogares y coches

 

La prohibición de fumar en lugares públicos no dispara el consumo en hogares y coches

Tabaco, Ley Antitabaco, Fumar
EUROPA PRESS
Actualizado 07/05/2013 12:54:04 CET

BARCELONA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Instituto Catalán de Oncología (ICO) asegura que la prohibición de fumar en lugares públicos no dispara el consumo en ámbitos privados como el hogar y el coche, según ha explicado la institución este martes en un comunicado.

El trabajo, encabezado por Jose M. Martínez-Sánchez y publicado en la revista 'Tobacco Control', ha contrastado datos de la Escala de Control de Tabaco, que mide de 0 a 100 el nivel de implementación de las seis políticas más efectivas para el control del tabaquismo en países europeos, y del Eurobarómetro Especial sobre el Tabaco, que analiza la permisividad de los ciudadanos en hogares y coches en los 27 países de la UE.

Estas seis políticas son aumento de precio, prohibición del consumo en espacios públicos, máxima información para la ciudadanía, prohibición de la publicidad del tabaco, etiquetas informativas en los paquetes y ofrecer tratamiento antitabaco en la sanidad pública.

Según la hipótesis de la industria tabaquera y la hostelería, el endurecimiento de la legislación antitabaco promueve una mayor permisividad y un mayor consumo en el ámbito privado, pero el estudio del ICO encontró, en cambio, que la prohibición de fumar en espacios como los bares, restaurantes o puestos de trabajo, por ejemplo, no ha promovido esta acentuación del hábito en el ámbito privado.

La necesidad de hacer este estudio surgió a raíz de la ratificación del Convenio sobre control del tabaco, que llevó a varios países europeos a implementar la prohibición de fumar en las zonas de trabajo y en otros lugares públicos, y los argumentos en contra de este convenio por parte de la industria tabaquera y el sector de la hostelería.

Estos dos sectores argumentaron que la restricción del consumo de tabaco en los lugares públicos desplazaría el consumo en el ámbito privado, lo que perjudicaría especialmente a los niños.

Sólo un estudio estadounidense avala esta hipótesis, mientras que otros no señalan ninguna traslación, más bien al contrario: las medidas generalizadas sobre el control de tabaco y la prohibición de fumar en lugares públicos puede ayudar a restringir voluntariamente el consumo de tabaco en casa y en el coche.

El estudio expone que la proporción de europeos que no permiten que se fume dentro de su casa es de un 61%, y mientras que el porcentaje más bajo se observa en Grecia, con un 39%, el más alto, en Finlandia, con un 95%, mientras que la proporción de europeos que no permiten que se fume dentro del coche es del 52%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies