El PSC insiste en recuperar el anterior Plan de Ciutat Vella para evitar la proliferación de hoteles

Jordi Martí
EUROPA PRESS
Actualizado 24/05/2013 19:29:43 CET

Pide que los pisos turísticos se agrupen en bloques sin vecinos en un plazo de tres años

BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, ha vuelto a pedir este viernes que el Gobierno municipal de CiU dé marcha atrás con el nuevo Plan de Usos de Ciutat Vella, que fue pactado entre CiU y PP y pone fin al coto a la apertura de nuevos hoteles, bares y restaurantes en el distrito, y vuelva al planteamiento anterior, ya que, de lo contrario, "se podrán abril hoteles en 400 edificios" catalogados con la protección B.

Lo ha dicho en declaraciones a los medios en el bar Glaciar de la plaza Reial, acompañado de la portavoz socialista, Assumpta Escarp, y la presidenta del Distrito, Sara Jaurrieta, donde ha avanzado las alegaciones que su grupo presentará antes del 10 de junio a la nueva ordenación urbanística: "Esta plaza puede convertirse en la plaza de los hoteles y este local emblemático como el Marsella --a punto de cerrar-- puede acabar siendo la cafetería de un hotel".

Así, el PSC alegará para que se determine una capacidad máxima de hoteles que pueda acoger el distrito y cuantificar qué edificios con protección de nivel B pueden ser objeto de transformación, y también pedirá que se eliminen las nuevas Áreas de Tratamiento Específico --donde se podrán abrir nuevos bares y restaurantes-- contempladas.

También exige no ampliar las zonas definidas como receptoras de actividad turística, rechazando que la avenida Drassanes y la Rambla del Raval también lo sean, y volver a los criterios anteriores en cuanto la densidad --la saturación de un tipo de establecimiento que impide abrir nuevos a su alrededor-- y de rescate de licencias --que uno nuevo no abra si otro no ha cerrado-- en la restauración y las actividades musicales.

Finalmente pide un plan especial para las Ramblas y que los pisos turísticos se agrupen en bloques sin vecinos en un plazo de dos o tres años; el anterior plan, aprobado en 2010, establecía un período de 5 años --han pasado dos--, y Martí asegura que se verá ampliado a 6 años más mediante una moratoria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies