El PSOE no multará a los diputados del PSC por su segunda indisciplina

Actualizado 17/12/2013 22:27:04 CET
Soraya Rodríguez (PSOE) en el Congreso
Foto: EUROPA PRESS

Los dos partidos hermanos recalcan su "voluntad compartida" de que no vuelva a ocurrir

   MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La dirección del Grupo Socialista en el Congreso ha decidido renunciar a la multa para sancionar a los diputados del PSC.

   El pasado 29 de octubre estos diputados se desmarcaron del grupo en el Pleno de la Cámara Baja, y, pese a ello, la dirección ha optado en esta segunda indisciplina por el castigo mínimo que establece su reglamento: la advertencia por escrito.

    Así lo ha informado la portavoz del Grupo, Soraya Rodríguez, en una conversación con periodistas junto al coordinador de los diputados y senadores catalanes, Albert Soler.

   Ambos han insistido en que este segundo voto separado se ha producido en un momento diferente al de pasado febrero --cuando no sumarse a sus compañeros les costó 600 euros a cada uno incluyendo a Carmen Chacón, que se desmarcó de ambos-- y han recalcado que ahora hay "un tiempo nuevo" en sus relaciones.

   Por ello, la dirección del grupo ha cerrado así el expediente disciplinario que abrió el pasado martes, una vez ha recibido las alegaciones de los 12 diputados catalanes, que han explicado por qué ese día votaron en contra de la moción de UPyD que apoyó el PSOE.

   La conclusión ha sido acudir al apercibimiento por escrito, la sanción más baja que prevé el reglamento del grupo, que también contempla multas leves, graves y muy graves. Como ha apuntado Rodríguez en un tono distendido, en esta ocasión se han inclinado por mandar al "rincón de pensar" a sus compañeros.

"NO HAY NINGÚN CONFLICTO"

   Tanto Rodríguez como Soler han remarcado que las relaciones entre PSOE y PSC son "estupendas" y están basadas en la "confianza mutua", han negado que exista ningún "conflicto" a cuenta de esta indisciplina y han subrayado su "voluntad compartida" de trabajar para que no vuelva a producirse una situación así. De hecho, Soler ha apuntado que sería "difícil" que esto se repitiera.

   Los dos han marcado distancias con la primera indisciplina, que se produjo en un contexto político diferente pero también se gestó de un modo distinto. Entonces, tal y como han recordado, el grupo había fijado en una reunión su posición contraria a las resoluciones de CiU e ICV sobre la consulta de soberanía, que después apoyaron los diputados del PSC.

   Entonces, además de la máxima multa económica que fija el reglamento, el voto separado provocó la salida del representante del PSC en el Grupo Socialista, entonces José Zaragoza. Los catalanes volvieron a la cúpula del grupo en julio, ya con Francesc Vallès.

   El pasado octubre, la indisciplina se fraguó sin que el grupo hubiera tomado una decisión firme en su reunión previa a puerta cerrada. Durante la jornada, se movieron desde la abstención --que era la opción del PSC-- al voto favorable, que se defendió especialmente por diputados y dirigentes de la federación andaluza.

   Además, después se produjo un acercamiento entre ambos partidos que se escenificó en la Conferencia Política de los días 9 y 10 de noviembre, que comenzó con un mensaje de "cariño" y "afecto" de la presidenta la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y terminó con el del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que recalcó que su partido y el PSC "juntos" van a lograr "reconstruir" la convivencia de Catalunya con el resto de España.

   Pero más allá de los mensajes de cariño mutuo, la mejora de las relaciones entre PSOE y PSC avanzó después de que los socialistas catalanes aprobaran, en una reunión extraordinaria de su Consell Nacional, una declaración en la que dejan constancia de que no apoyarán ninguna iniciativa legislativa relacionada con la consulta que no haya sido previamente negociada y acordada con el Gobierno central.

   Soraya Rodríguez ha explicado que todas estas circunstancias han sido valoradas a la hora de decidir la sanción para sus compañeros catalanes, una vez concluido el "trámite formal" que era necesario completar. Como ha dicho Soler, las circunstancias de las dos indisciplinas "no se pueden comparar".

"TIEMPO NUEVO"

   Tanto la portavoz como el coordinador han recalcado que sus relaciones siempre han sido "buenas", pero han hecho hincapié en que ahora hay un "tiempo nuevo". Por todo ello, Soler ha asegurado que sus compañeros diputados del PSC han asumido "con normalidad" la decisión que la dirección le ha trasladado este jueves, en una reunión a la que también ha asistido Francesc Vallès.

   A partir de ahora, ha recalcado, se trata de seguir trabajando de manera conjunta por el proyecto federal que comparten, con la "voluntad férrea" de hacerlo "desde la lealtad", y partiendo de un "mismo posicionamiento".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies