El PSOE ve una barbaridad la llamada a la desobediencia civil y "habría que ver" si es delito

Actualizado 05/07/2015 7:40:49 CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, ha calificado de "barbaridad" que ERC haya llamado a la desobediencia civil en caso de que el Tribunal Constitucional (TC) frene la celebración de la consulta prevista en Catalunya para el próximo 9 de noviembre y ha señalado que "habría que ver" si constituye delito.

Así se ha pronunciado el portavoz socialista en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, cuando se le ha preguntado por las declaraciones del presidente de ERC, Oriol Junqueras, y la posibilidad de que su llamamiento a la desobediencia civil pueda ser constitutiva de delito.

"Habría que verlo, pero desde luego es una barbaridad", ha señalado Hernando, que ha defendido que debería "imperar el sentido común" que no aprecia en algunos llamamientos.

Del mismo modo, ha defendido que convendría que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, entre "en razón", porque su hoja de ruta --en la que ha enmarcado sus declaraciones de que tiene todo preparado para la consulta-- es "la crónica de un fracaso anunciado".

LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN, "ÚNICA SALIDA"

Así, y tras apuntar que no se sabe "al final lo que terminará haciendo" el presidente catalán, ha defendido que debería "aceptar" la alternativa que defienden los socialistas, que pasa por "el diálogo, la negociación, el pacto y la reforma constitucional": "Creemos que es la única salida y que terminará imponiéndose como la única salida posible", ha dicho.

Hernando ha deseado que la Diada de este jueves sea "una fiesta inclusiva" que "sirva para tender puentes y no para cavar trincheras" y ha asegurado que, por su parte, el PSOE seguirá "ofreciendo lo mismo, diálogo, negociación y pacto" porque cree que "va a ser más necesario todavía después de esta celebración".

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha destacado a los periodistas antes de entrar al Hemiciclo que "hoy es un día para la convivencia y no para hacer frentes".