Puigdemont hará el referéndum en 2017 y aplicará el resultado "sin dilaciones ni excusas"

337504.1.644.368.20161230210017
Vídeo de la noticia
Publicado 30/12/2016 21:00:17CET

Critica a Rajoy por rechazar la "mano tendida" del Govern para pactar la consulta

BARCELONA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha reafirmado este viernes en que convocará un referéndum sobre la independencia en 2017 que será "legal y vinculante", y ha asegurado no dudará en hacer efectivo lo que digan las urnas.

"Legal porque se convocará de acuerdo con el mandato de las leyes, y vinculante porque el resultado que decidáis vosotros, los catalanes, será el que el Govern y el Parlament tendrán que aplicar sin dilaciones ni excusas", ha afirmado en el tradicional mensaje de fin de año desde el Palau de la Generalitat.

Puigdemont ratifica su apuesta por el referéndum el mismo día que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha negado cualquier posibilidad de que el Estado se avenga a negociar una consulta así y haya acusado al Govern de ir en "mala dirección".

El presidente catalán ha defendido que su Govern ha apostado "desde el primer día" por abordar el referéndum con el Gobierno central a través del diálogo, pero ha criticado no haber recibido el mismo trato por parte del gabinete de Rajoy.

"Hemos sabido tejer consensos amplios en Catalunya alrededor del referéndum, como demostramos en la reunión de la semana pasada en el Parlament, pero aun no hemos recibido respuesta de la mano tendida por pactarlo con el Gobierno", ha lamentado.

VÍA UNILATERAL

En la reunión de la semana pasada en el Parlament de partidarios del referéndum, Puigdemont defendió la vía pactada y esto generó dudas sobre si aparcaba la vía unilateral, pero en el mensaje de fin de año ha disipado cualquier interrogante: "Estamos a punto y lo demostraremos".

El presidente catalán ha reivindicado que ofertó a Rajoy el referéndum pactado tanto en el debate sobre su cuestión de confianza como en una conferencia en Madrid y, aunque continuará "con la mano tendida siempre", no renunciará al proceso soberanista si no hay acuerdo con el Estado.

En su primer discurso de fin de año como presidente, ha vaticinado que el 2017 será "un año de gran trascendencia" para Catalunya, y ha asegurado que cumplirá con su compromiso de llevar a la comunidad desde la 'postautonomía' a la 'preindependencia'.

Ha opinado que al Gobierno central le falta "valentía y coraje" para afrontar la situación con Catalunya, una falta de valentía que también ve en el mundo para afrontar retos globales como el ascenso de los populismos, la persistencia de conflictos armados y las crisis humanitarias, entre otros.

CRECIMIENTO ECONÓMICO Y COHESIÓN SOCIAL

Sin aludir a la incógnita sobre si logrará que Catalunya tenga nuevos Presupuestos en 2017 --necesita el voto de la CUP--, sí que ha asegurado que aplicará su proyecto político soberanista manteniendo la "cohesión social" de los catalanes.

Ha defendido que el 2016 ha sido el mejor año en crecimiento económico y creación de empleo desde el inicio de la crisis, y ha reivindicado que para el año que viene las previsiones son buenas y se podrá "recorrer el camino del progreso económico y social".

Aunque ha considerado que tradicionalmente el crecimiento económico es la mejor política social, ha admitido que hoy en día esta premisa puede "no ser suficiente" y hay que aplicar políticas para mejorar el bienestar de los ciudadanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies