Quim Torra toma posesión este jueves en un acto sobrio y sin invitados

Quim Torra y Carles Puigdemont por Alemania
@JUNTSXCAT
Publicado 17/05/2018 4:05:30CET

   Por primera vez no será en el Saló Sant Jordi de la Generalitat

   BARCELONA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Quim Torra tomará posesión como 131 presidente de la Generalitat este jueves por la mañana en el Palau de la Generalitat durante un acto sobrio, con pocos invitados y de esencia administrativa.

   El propio Torra quería un acto de perfil bajo porque quiere "constatar la situación de excepcionalidad y la tristeza" por tener a miembros del anterior Govern en la cárcel y en el extranjero.

   Por eso cambia el escenario habitual: por primera vez no se llevará a cabo en el Saló Sant Jordi ni habrá los tradicionales invitados --en la de Carles Puigdemont hubo unos 400--, sino que acudirá básicamente personal del Palau y familiares de Torra.

   La toma de posesión ha sido organizada por el personal de la Generalitat con las indicaciones de Torra pero la ha supervisado el Gobierno central en virtud del artículo 155 de la Constitución, garantizando que sea plenamente constitucional en cuanto a su formato.

   Desde la Generalitat se quiere repetir la escenografía de las investiduras de Artur Mas y Carles Puigdemont, y que solo haya una bandera en la sala, la 'senyera', algo que debe supervisar el Gobierno central.

LA FÓRMULA ELEGIDA POR TORRA

   Quim Torra no estará obligado a prometer o jurar lealtad al Rey ni a acatar el Estatut y la Constitución en el momento de tomar posesión porque hay una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que le exime de eso.

   Él ya ha dicho que usará la misma fórmula que Puigdemont, que fue 'cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado por el Parlament'.

   Aquel episodio acabó en los tribunales, pero sin consecuencias: Unión Cívica Española-Partido por la Paz denunció que Puigdemont no prometiera o jurara lealtad al Rey y a la Constitución, pero el TSJC aseguró que no tenía obligación legal de hacerlo, y esta sentencia es la que ahora exime a Torra.

LA MEDALLA DE PRESIDENTE

   La toma de posesión se afronta con otra particularidad: normalmente el cargo saliente cede la medalla presidencial a su sucesor, pero esta vez no será posible porque Puigdemont está en Berlín y quien dirige la Generalitat es el Gobierno central.

   Una posibilidad es que le ponga la medalla el presidente del Parlament, Roger Torrent, Torra es reticente teniendo en cuenta que querría que hubiera sido Puigdemont, y el martes dijo: "Torrent tiene que estar en el acto, igual que mi familia".

   Con la toma de posesión no finaliza el 155, ya que las medidas no acabarán antes de que tome posesión todo el Govern, es decir, también sus consellers, y la ley no establece una fecha límite para celebrar ese acto institucional.