Red Española de Inmigración ve contradicciones en el archivo del caso del mantero en Salou

Actualizado 10/08/2016 18:32:53 CET

   La asociación critica la "falta de transparencia" de los Mossos en su actuación

   TARRAGONA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado considera que el proceso judicial que acabó con el archivo del caso de la muerte de un mantero en Salou (Tarragona) de la que este jueves se cumple un año, está "plagado de contradicciones", según han expuesto este miércoles en un comunicado.

   El juez que investigó la muerte del senegalés durante una operación de los Mossos d'Esquadra contra el 'top manta' cerró la causa a mediados de septiembre al concluir que no existía indicio alguno de que los agentes fuesen responsables de que se precipitase por el balcón.

   Ahora, aprovechando el aniversario del suceso, esta asociación ha puesto sobre la mesa "las dudas y omisiones que permitieron el cierre del proceso judicial a raíz de la falta de transparencia en la actuación de los Mossos".

   "No sabemos con certeza ni el número de Mossos que entraron en la habitación, ni los que estaban en el balcón en el momento en que Mor Sylla se precipitó al vacío ni tampoco ningún tipo de dato del acta del secretario judicial, que nunca fue llamado a declarar", sostienen.

   La Red Española de Inmigración cree que "estos incumplimientos y omisiones" no son una excepción, sino que se producen frecuentemente en actuaciones de los Mossos y la Guardia Urbana contra inmigrantes y minorías sociales.

   Por eso, han pedido al Parlament que revise "a fondo" los protocolos que siguen los Mossos y la Guardia Urbana, y recomiendan iniciar la tramitación de una ley de libertades civiles de Catalunya que garantice la unificación de procedimientos, mayores cotas de transparencia y concreción de los atestados.

EL ARCHIVO DE LA CAUSA

   En septiembre, el titular del Juzgado de Instrucción 4 de Tarragona, Joaquín Elías Gadea, sostuvo que, aunque le resultaba imposible describir qué había exactamente, no tenía indicios que permitiesen "la incriminación de los agentes".

   En el auto en el que decretó el archivo de la causa expuso que era difícil saber qué pretendía Ibrahima Sylla cuando salió a la parte exterior del balcón aunque sospecha que intentó escapar u ocultarse de la policía.

   Todas las sospechas se habían centrado en la agente encargada de asegurar a Ibrahima Sylla, que defendió que, cuando entró en la habitación, el hombre salió corriendo por el balcón, dio un salto, y se colocó detrás de la barandilla como si quisiera huir, mientras ella todavía estaba en la habitación.

   Al ver este movimiento, la policía se acercó al balcón pero cuando se asomó Ibrahima Sylla ya colgaba del toldo, desde donde cayó a la plaza Sant Jordi, siempre según la versión que dio la agente cuando declaró ante la juez.

   La muerte de Ibrahima Sylla derivó en agosto en disturbios en las calles del municipio tras extenderse entre amigos y conocidos del fallecido que la muerte podría haber sido provocada por los agentes.