Reducen las emisiones NOx de la planta de valorización energética de Sant Adrià del Besòs

Recurso para contaminación, vistas
EUROPA PRESS
Publicado 19/12/2016 19:40:59CET

Supone anticiparse al cambio normativo de la UE en los valores límite de emisión

BARCELONA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La compañía pública Tractament i Selecció de Residus (Tersa) de gestión de residuos en el ámbito metropolitano ha aprobado un proyecto para mejorar las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) de la planta de valorización energética de Sant Adrià del Besòs (Barcelona).

Esta reducción supone anticiparse al cambio normativo de la UE en los valores límite de emisión, y pasa de los 123 miligramos por metro cúbico actuales a 80 según el proyecto, cuando el valor máximo normativo actual es de 200, y el nuevo previsto oscila entre los 100 y 150, ha destacado el Ayuntamiento de Barcelona este lunes en un comunicado.

Para llevar a cabo el proyecto se prevé una inversión de unos diez millones de euros y, según el calendario previsto, la redacción del proyecto y la licitación se harán a lo largo de 2017, mientras que la ejecución y montaje de la obra se llevarán a cabo en 2018.

La valorización energética es un proceso que minimiza el volumen de los residuos mediante su combustión y que aprovecha la energía que genera este proceso para producir vapor y electricidad, lo que genera cenizas y escorias que reciben un tratamiento diferenciado en función de su naturaleza.

Esta planta de valorización energética tiene una capacidad de tratamiento de 360.000 toneladas al año de residuos municipales --previamente tratados en ecoparques--, con un proceso que genera 200.000 megavatios-hora (MWh) de energía eléctrica --equivalente al consumo doméstico de 100.000 personas en un año-- y suministra energía térmica a la red de distribución de frío y calor de la zona del Fòrum.

El proyecto aprobado prevé sustituir el sistema actual de reducción de NOx pasando de un sistema no catalítico a uno catalítico, que incorporará catalizadores y otros elementos en el proceso, algo que tiene un efecto complementario de reducción de emisiones de dioxinas y furanos.

La actuación se enmarca en el compromiso de Tersa con la sostenibilidad y la mejora continua de sus procesos, ha destacado el Ayuntamiento de la capital catalana, que ha señalado que la iniciativa permitirá que las emisiones estén por debajo de los nuevos valores que prevé fijar la futura directiva europea.