Renfe destina a "trabajos no comerciales" al revisor acusado de racismo en Girona

Actualizado 24/10/2007 18:59:07 CET

GIRONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El operador ferroviario público Renfe ha decidido abrir un expediente informativo y destinar el revisor acusado de tener una actitud racista con un pasajero de origen cubano ayer mientras viajaba de Girona a Figueres, a "trabajos no comerciales" a la espera de esclarecer lo sucedido.

Este pediatra de origen cubano que trabaja en el Centro de Atención Primaria (CAP) del Alt Empordà de Figueres (Girona) desde hace tres meses, Iván Ramos, no quiso mostrar el ticket a un trabajador de Renfe al considerar discriminatorio que sólo le pidiera el billete a él en un vagón en el que viajaban otras 20 personas.

El revisor decidió llamar a la fuerzas de seguridad como exige el "protocolo" de su empresa y los pasajeros se amotinaron a favor del pediatra con el fin de continuar el viaje que ya llevaba 20 minutos de retraso.

A esta demora inicial, que confirmó la propia compañía, se sumaron otros 30 minutos ya que el tren estuvo parado en la estación de Camallera (Girona) esperando que llegase la policía para aclarar la situación. Finalmente el tren continuó su trayecto sin que el pediatra bajara del vagón.

Un portavoz de Renfe explicó a Europa Press que la intención de la compañía es esperar los resultados del estudio informativo que abrió ayer la empresa y "en función de los resultados" tomar una decisión final. Por el momento, el revisor, del que se desconoce el nombre, se dedicará a "trabajos no comerciales". Esto significa que este trabajador no puede ir en ningún vagón como revisor ni pedir el billete o tratar con los pasajeros.

Preguntado por si la Renfe ha decidido hablar con el pediatra cubano para conocer su versión de primera mano, el portavoz de la empresa pública contestó que "se tomaran las medidas necesarias para que el expediente informativo sea completo" y no quiso confirmar esta posibilidad.

Ayer Iván Ramos explicó que "no era la primera vez" que los revisores tienen un trato distinto con los extranjeros que viajan en tren. Según su versión de los hechos, algunos de los pasajeros del vagón mostraron su disconformidad con la situación pidiendo al revisor que también les reclamara el billete a ellos y quejándose "indignados" de llegar todavía con más retraso. Además, confirmó que compró el billete como hace todos los días.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies