Las réplicas de las cuatro columnas de Puig i Cadafalch de Montjuïc (Barcelona) se instalarán a finales de año

Actualizado 03/02/2008 13:07:33 CET

El Ayuntamiento de Barcelona desea que el solar que ocupa el Palau d'Itàlia sea en un futuro una zona verde

BARCELONA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las réplicas de las cuatro columnas que Josep Puig i Cadafalch instaló en Montjuïc tardarán "entre nueve y diez meses" en instalarse, según confirmó el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, el socialista Carles Martí, en una entrevista de Europa Press.

Se trata de la restitución de las cuatro columnas de 20 metros de alto y más de dos metros de diámetro que diseñó en 1919 Puig i Cadafalch, y que simbolizaban las 'Quatre Barres' de la Senyera. Éstas fueron demolidas en el año 1928, durante la dictadura de Primo de Rivera, por ser un icono de la catalanidad.

Concretamente, estaban situadas en la plaza Carles Buhigas, situada al final de la avenida Maria Cristina, entre la avenida de Rius i Taulet y el Palau Nacional, justo detrás de la actual fuente luminosa de Montjuïc.

Martí concretó que la construcción de las columnas ya ha sido encargada, aunque aún está por concretarse cuál será su ubicación definitiva. Dichas columnas serán una réplica de las que ya existían, "exactamente iguales, aunque se utilizarán materiales nuevos". Es decir, en vez de los tochos de arcilla que se utilizaron en 1919 se optará por construirlas con "la piedra natural", apoyadas mediante "varillas de acero".

CONVERSACIONES SOBRE SU UBICACIÓN.

Por otra parte, el edil manifestó que el consistorio inició a finales de esta misma semana conversaciones con todas las entidades contrarias a que se no se ubiquen las columnas en el emplazamiento donde estaban, con la finalidad que el emplazamiento definitivo del monumento se acuerde en junio.

Dichas entidades, que promovieron la recuperación del monumento y que están agrupadas en la Xarxa d'Entitats Cíviques i Culturals pels Drets i les Llibertats Nacionals dels Països Catalans, se dirigieron por carta al alcalde, el socialista Jordi Hereu, para reclamarle que las réplicas estuvieran situadas en el lugar exacto de las originales.

El teniente de alcalde indicó que las cuatro columnas están situadas en el mismo lugar donde ahora se halla "la fuente mágica, que entonces no estaba". Por ello, el consistorio aboga por situarlas en los laterales de la plaza, entre ésta y el Pabellón de Italia, "con la perspectiva que --esta instalación-- marchará, y allí habrá una explanada y un entorno verde".

En un principio, se planteó situarlas frente al Pabellón Mies Van de Rohe, pero se cambió esta intención, ya que ello podía dificultar la visibilidad del pabellón que alzó la República de Weimar alemana por la Exposición Universal de 1929.

La Xarxa empezó a recoger firmas para conseguir la recuperación de las cuatro columnas en el año 2003. En noviembre de 2005, el Parlament de Catalunya aprobó una proposición no de ley para su restitución y, en 2006, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó una declaración institucional en este sentido.

Para el colectivo, si las columnas no se sitúan en su emplazamiento lateral no serán lo suficientemente visibles y se "escondería" el significado del monumento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies