El Rey pide inspirarse en la "concordia, respeto y unión" de Barcelona'92

El Rey Felipe VI, Carles Puigdemont y Ada Colau en los 25 años de Barcelona 92
EUROPA PRESS
Actualizado 25/07/2017 22:32:09 CET

   Recuerda la "emoción profunda" de representar a España en aquella cita histórica

   BARCELONA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Rey Felipe VI ha defendido que el espíritu de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 debe trascender los juegos y el deporte, y ha agregado: "Todo lo que Barcelona'92 mostró al mundo --concordia, respeto, unión-- debe inspirar siempre nuestros valores y nuestros comportamientos".

   En su intervención la tarde de este martes en la recepción de deportistas por el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos barceloneses en el Palauet Albéniz de la capital catalana, el Rey ha afirmado que la experiencia olímpica llenó a todos "de un sentimiento de fraternidad y universalidad", y hacía ser conscientes a todos de sus raíces y sus respectivas maneras de entender la vida.

   Ha asegurado que aquellos valores están en la base del deporte y el Olimpismo, que ha recordado citando la búsqueda de la excelencia desde la honestidad, la competitividad acompañada siempre del respeto por el competidor, la rivalidad unida al compañerismo e incluso a la amistad, el juego limpio y el respeto a las reglas.

"CÓDIGO DE CONDUCTA"

   A su juicio, todo ello ha sido "un verdadero código de conducta y de valores, y una auténtica escuela de vida, que ha forjado el comportamiento de miles de deportistas durante las sucesivas Olimpiadas".

   En un discurso que ha sido en gran medida en catalán, el Rey ha empezado recordando la contribución "pionera" del Centre d'Alt Rendiment (CAR) --que ha visitado la mañana de este martes y ha destacado el éxito rotundo que supusieron los Juegos para Barcelona, Catalunya y España.

   Ha dicho que aquel episodio fue uno de los más representativos del progreso y la proyección de España en su historia reciente, con una aportación singular de la ciudad a los juegos, que hizo que toda España mirara a Barcelona con confianza y "se sintiera orgullosa" de esta ciudad.

   Ha ensalzado la aportación de los deportistas en aquella competición recordando su papel como abanderado del equipo nacional, lo que le reportó "una emoción profunda" de representar a España en aquella cita histórica.

   "Debo confesar que segundos antes de salir al Estado de Montjuïc se agolpaban muchos sentimientos y unas tremendas ganas de compartirlos con miles y miles de personas que al vernos nos arroparon con un estallido de entusiasmo", ha agregado el monarca, que se ha despedido con un 'amigos para siempre'.

CON PUIGDEMONT Y COLAU

   El Rey ha sido el último en intervenir en un acto que ha abierto la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y en el que han participado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el del Comité Paralímpico Internacional, Philip Craven, y el del Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

   Tras los discursos, se ha encendido una antorcha que relevistas llevarán hasta plaza Catalunya, donde se celebra una fiesta ciudadana con proyecciones y actuaciones musicales, entre ellas la de Los Manolos.

   La primera relevista de la antorcha ha sido la deportista y sobrina del entonces alcalde, Pasqual Maragall, Elisabeth Maragall, y el de la bandera ha sido el presidente de Cett 10, Carles Meilan, y antorcha y bandera llegarán sobre las 22 horas a plaza Catalunya.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies