El riesgo de pobreza aumenta dos décimas en 2016 y afecta al 19,2% de los catalanes

Gente, persona, personas, paseando, paseo, familia, familias, compras
EUROPA PRESS
Publicado 25/05/2017 13:28:11CET

Aumenta un 1% en mujeres y disminuye un 0,7% en hombres

BARCELONA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El indicador relativo de riesgo de pobreza ha aumentado dos décimas en 2016 y se sitúa en el 19,2% --frente al 19% de 2015--, según datos del Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat).

En menores de 16 años, la tasa se ha reducido un 3,9% desde 2015, pero sigue siendo la más alta, afectando al 24%, mientras que en mayores de 65 años la tasa ha aumentado un 2,9%, hasta afectar el 15%, ha explicado en un comunicado este jueves el Idescat.

Las mujeres han registrado un aumento de un 1% de la tasa respecto al 2015, hasta situarse en el 20% --por encima de la media--, mientras que ha descendido un 0,7% en los hombres, hasta el 18,2%.

El indicador mide la proporción de personas que tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población, situando el umbral en 10.054 euros anuales en los hogares con una persona y 21.114 en los de dos personas.

Este umbral ha crecido en 2016 un 4%, de acuerdo con el aumento de los ingresos medios netos por persona, que han subido por tercer año consecutivo, hasta 12.660 euros por persona.

La Encuesta de condiciones de vida del Idescat, realizada en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE) y con apoyo de la Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, ha aumentado este año sus preguntas relacionadas con aspectos específicos de la población en riesgo de exclusión social.

EL 6,5% PIDIÓ AYUDA

Como novedad, la encuesta ha revelado que el 6,5% de los hogares catalanes declaran haber pedido ayuda para alimentos, ropa u otros bienes básicos durante 2016: el 4,4% pidió ayuda a familiares y amigos, el 1% a entidades privadas o religiosas y el 1,1% a ambos.

También ha obtenido información sobre hogares que han dejado de disponer de alguna de las fuentes de energía habituales: el 1,4% de los hogares catalanes han sido privados de una fuente de energía básica por causas económicas, al menos en una ocasión.

BAJA LA TASA AROPE

Según la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social conocida como tasa Arope (por sus siglas en inglés), esta situación afectó al 22,5% de la población catalana en 2016, frente al 23,5% de 2015.

La disminución de este indicador se ha atribuido a la disminución de los dos componentes no monetarios: las situaciones de privación material severa declaradas por los hogares encuestados, que han bajado un 1,2% en 2016, situándose en el 5,5%, y la baja intensidad de trabajo, que ha pasado de ser del 8,8% de los hogares en 2015 al 7,2% el año pasado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies