Ros afirma que hay doctrina legal para defender al Museu de Lleida del Obispado de Barbastro

Exterior del Museu de Lleida
EUROPA PRESS
Publicado 14/02/2018 18:35:42CET

El alcalde asegura que sin la protección en Lleida el arte estaría "por todo el mundo"

LLEIDA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, ha asegurado este miércoles que hay doctrina legal para defender la continuidad en Lleida de las 111 obras que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón en la demanda contra el Consorci del Museu de Lleida por retener los bienes, y contra el obispado leridano porque es quien los tiene en depósito.

"La última consideración que tenemos es del juzgado de Barbastro. En 2010 dejó claro que una resolución canónica no puede pasar por delante de una consideración civil y si añadimos que estas obras están catalogadas, que son objeto de protección desde el punto de vista del derecho patrimonial catalán, yo creo que tenemos doctrina, y en caso de que llegue una demanda se utilizará", ha afirmado Ros en declaraciones a los medios este miércoles.

El alcalde ha afirmado que el Consorcio del Museu de Lleida Diocesà i Comarcal todavía no ha recibido ninguna notificación y que cuando llegue los abogados estudiarán la respuesta.

"La postura que el consorcio ha tenido siempre ha sido defender la perfecta legalidad de las obras del Museu de Lleida Diocesà i Comarcal, que en buena parte proceden de parroquias que estaban en la anterior división episcopal en el Obispado de Lleida", ha dicho.

Ros ha señalado que las políticas conservacionistas del patrimonio de los obispos de Lleida, fundamentalmente el obispo Messeguer, permitieron que se protegiera el conjunto de obra sacra y que ahora se pueda "disfrutar de ella".

"Sin estas políticas proteccionistas que se hicieron desde el Obispado de Lleida, la inmensa mayoría de estas obras estarían en manos privadas, en colecciones privadas o en museos de todo el mundo".

Ros considera que el traslado de las obras desde el Museu de Lleida al Monasterio de Sijena es un proceso que no puede compararse con el de las obras que reclama el Obispado de Barbastro por ser distinta la historia y el derecho aplicado en los dos.

"En el caso de Sijena, en el que el Supremo acabará decidiendo, se cuestionó la legalidad de la adquisición de unos bienes por parte de la Generalitat; este es un caso distinto derivado de una división eclesiástica a partir de un momento determinado de la historia reciente", ha afirmado en alusión a la segregación del obispado de Lleida de iglesias aragonesas en 1995, que pasaron a formar la diócesis de Barbastro-Monzón.