Rosa Regàs asume en su nuevo libro que está "en primera fila de la muerte"

Actualizado 24/11/2010 13:08:09 CET

BARCELONA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La escritora Rosa Regàs publica 'L'hora de la veritat' (Ara Llibres), un libro en el que plasma su mirada sobre la vejez y en el que asume, como ha confesado en una entrevista con Europa Press, que está "en primera fila de la muerte". "No me gusta, pero es así", ha constatado.

Regàs recopila en su nuevo libro una serie de reflexiones sobre la vejez cargadas de críticas hacia la sociedad y con la intención de deshacer algunos "malentendidos", como esa idea de que "cuando te haces viejo se ha acabado todo".

"El mundo en que vivimos está basado en la juventud, en la adquisición de objetos para seducir, triunfar, para ser un cliente excelente", ha comentado la autora, que ha lamentado que, en general, "el viejo no está en la sociedad", lo que comporta una pérdida de riqueza "inmensa".

Regàs explica en el libro que empezó a tomar conciencia del paso del tiempo cuando, de pequeña, un día llegó a la escuela pletórica exclamando que ya tenía 11 años. Su maestro la corrigió y le dijo que "ya no tenía" 11 años. "Vivir significa gastar lo que te han dado", ha remarcado.

Sobre la manera en que hombres y mujeres asumen la vejez, Regàs ha detectado que ellas tienen "más capacidad de reacción" y que muchas mujeres, especialmente en los pueblos, forman talleres de lectura, escritura y teatro. La clave, en su opinión, es "hacer trabajar la cabeza".

Estructurado en breves capítulos, el libro de Regàs también dedica un capítulo a la eutanasia, de la cual es "muy partidaria". "¿Qué sentido tiene estar sufriendo inútilmente", ha dicho, al tiempo que ha confesado no entender la moral católica que reprueba esta elección vital.

Para la escritora, la mayor ventaja de hacerse viejo es "aprender a decir y hacer lo que te da la gana". En este sentido, ha rechazado la corrección pública y la moda de lo políticamente correcto, que trata con excesiva candidez a los ancianos.

"Es una falsedad, en una sociedad donde una de cada cinco palabras es 'joder' o 'de puta madre' no sé porque hay que renunciar a la palabra viejo", ha zanjado la escritora.

Regàs (Barcelona, 1933) ganó en 1994 el Premio Nadal por 'Azul', y en 2001 se hizo con el Planeta por 'La Canción de Dorotea'. Al margen de la escritura, trabajó como traductora para la ONU en Suiza, y entre 2004 y 2007 dirigió la Biblioteca Nacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies