Sabater cree que el PSC "juega" con Badalona por electoralismo con la moción de censura

Dolors Sabater con Xavier Domènech, Susana Segovia y Gerardo Pisarello
EUROPA PRESS
Publicado 13/06/2018 14:27:07CET

BADALONA (BARCELONA), 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Badalona (Barcelona), Dolors Sabater, ha criticado que el PSC presente una moción de censura contra ella sin haber llegado a acuerdos con otros grupos municipales ni explicar qué pretenden hacer si gobiernan: "Están jugando con la ciudad" por electoralismo.

Lo ha dicho en declaraciones a los medios tras mantener una reunión con el líder de los comuns, Xavier Domènech, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y la diputada de CatECP, Susana Segovia en el Ayuntamiento del municipio.

Sabater lidera desde junio de 2015 un gobierno del que forman parte Guanyem Badalona, ERC e ICV-EUiA, y fue investida en el cargo con los votos del PDeCAT --entonces CiU-- y el PSC, pero ahora los socialistas le han retirado la confianza.

El PSC cuenta con tres de los 27 concejales del municipio, pero el PP, liderado en la ciudad por Xavier García Albiol, le ofreció sus 10 ediles; con lo que, si logra sumar el único concejal de Cs --que también se ha mostrado partidario--, la moción triunfará con 14 votos a favor y 13 en contra.

Sin embargo, este mismo martes, Albiol ha dicho que debían "reflexionar" sobre su voto en la moción de censura porque los socialistas no han explicado qué pretenden hacer si la moción de censura prospera, dejando en el aire el cambio en el Ayuntamiento.

"Están jugando con la ciudad, creo que esto es un pulso electoralista", ha explicado y ha puesto en duda las prioridades que pueda tener un nuevo gobierno que aflore del PSC, PP y Cs, y los presupuestos con las que piensan sufragarlas.

Ha lamentado que los socialistas caigan en la "contradicción" de aliarse ahora con los populares cuando en el pasado dieron respaldo a la candidatura de Guanyem Badaona en Comú precisamente para echar al PP y les piden que retiren la moción, que considera que produciría un mal incalculable para la ciudad.