Saura siente "rabia" porque el Estado cierra traspasos a cambio de votos y no por ley

Joan Saura, consejero de Interior de Cataluña
Reuters
Actualizado 22/10/2010 15:50:32 CET

Lamenta que las relaciones con el Gobierno hayan dificultado explicar la acción de Govern

BARCELONA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Interior y Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, ha asegurado este viernes que le da "rabia" que el Gobierno realice transferencias a cambio "de unos votos para tener estabilidad", y sin embargo no acometa traspasos fijados por ley en el Estatut.

Durante su intervención en un desayuno organizado en Barcelona por Fórum Europa, Saura ha reconocido que le parece "inaceptable" que traspasos que están recogidos en el Estatut no se lleven a cabo, y que si se den en cambio como contrapartida a unos votos favorables.

Aunque ha reconocido la legitimidad del Gobierno para hacer los pactos que considere oportunos, Saura ha censurado así el acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo y el PNV, en el que se abordaba la transferencia de varias competencias al País Vasco a cambio del apoyo de los nacionalistas vascos a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Precisamente, las dificultades en la relación con el Gobierno central han sido uno de los argumentos esgrimidos por Saura para justificar las dificultades que, según ha reconocido, ha tenido el tripartito para crear un relato de su obra de Govern.

"El Gobierno no nos ha ayudado demasiado y eso ha sido un elemento de distorsión de la acción de Govern", ha lamentado el presidente de ICV, que ha criticado que dentro del Ejecutivo español no se haya interiorizado lo que suponía la reforma del Estatut. "Zapatero hizo una aprobación muy táctica del Estatut", ha recriminado.

Sin embargo, Saura ha defendido que el relato final del tripartito ha sido la construcción de una Catalunya social y ecológica, un cambio, a su juicio, contrastable, que ha contrastado con los relatos fundamentados en "hacer país", una expresión cuyo significado y repercusión en la vida de los ciudadanos ha dicho desconocer.

REFUNDAR EL TRIPARTITO

El dirigente ecosocialista ha abogado por reeditar la alianza de izquierdas en la próxima legislatura, aunque ha reconocido que debe "refundarse" teniendo en cuenta cómo ha evolucionado Catalunya en los últimos siete años y el trabajo hecho hasta ahora.

Saura ha minimizado las discrepancias internas del Govern, e incluso ha defendido que un Ejecutivo formado por tres partidos toma decisiones "más acertadas y enriquecedoras" puesto que se forman a partir de tres puntos de vista diferentes. "No tengan duda de que la decisión siempre es mejor", ha zanjado Saura, que incluso ha reconocido que la Ley de Educación -- a la que los ecosocialiastas se opusieron--, ha salido beneficiada del debate a tres.

Aun así, el conseller de Interior ha reconocido que se han cometido errores, y ha planteado la posibilidad de que tres consellers de los diferentes partidos que forman el tripartito hubiesen explicado juntos la acción del Govern en el territorio, para evitar una imagen de disensión "que no se corresponde con la realidad".