El Síndic pide al Ayuntamiento de Barcelona que se pueda revocar la licencia a los apartamentos si provocan molestias

Actualizado 05/05/2008 16:28:25 CET

BARCELONA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha hecho llegar al Ayuntamiento de Barcelona una recomendación para que la licencia municipal de actividad que deben tener los apartamentos turísticos pueda ser revocada en el caso de que la Guardia Urbana compruebe que los ocupantes del piso provocan molestias reiteradas a los vecinos.

Actualmente, el Síndic tiene en trámite siete quejas sobre esta problemática, y por ello ha enviado una serie de consideraciones al consistorio de la Ciudad Condal. Especifica que los estatutos de las comunidades de propietarios pueden establecer limitaciones e incluso prohibiciones de determinados usos de los espacios privados del edificio que, en el caso de no ser respetadas, se pueden hacer valer en los tribunales.

El Síndic también recuerda al Ayuntamiento que por medio de la aprobación de diferentes planes de usos puede decidir en qué zonas del municipio no admite el uso turístico de las viviendas y en qué zonas sí lo admite, pero sujeto a determinadas condiciones, como por ejemplo limitaciones porcentuales.

Esta recomendación del Síndic llega mientras el Ayuntamiento de Barcelona está impulsando medidas para controlar la actividad de los apartamentos turísticos en la ciudad.

El consistorio anunció a mediados de abril que cerrará 521 de los 1.190 apartamentos turísticos de Ciutat Vella que no se acogieron a la nueva normativa referente a este tipo de residencias turísticas y que, por tanto, no disponen de la licencia de apertura pertinente para ejercer esta actividad.

Para poder ejercer como vivienda turística, los apartamentos deben estar inscritos en en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas (Reat) hasta que se produzca el desarrollo normativo correspondiente a la nueva Ley de la Vivienda de Catalunya a finales de año y que permitirá que los Ayuntamientos tengan las competencias administrativas para la ordenación urbanística.

Sin embargo, por su especial concentración de viviendas, en el distrito de Ciutat Vella habrá una regulación específica, condicionada por el plan de usos aprobado en 2005, que suspendió la posibilidad de abrir nuevas viviendas para usos turísticos y estableció la obligación de obtener una licencia de cambio de uso para aquellas viviendas inscritas en el Reat hasta la aprobación del plan.

Esta será la primera actuación para regular los apartamentos turísticos y controlar su presencia en la capital catalana que permitirá aplicar sanciones de hasta 30.000 euros a los apartamentos sin licencia y que supondrá el refuerzo de los protocolos de detección de viviendas turísticas ilegales.

El Ayuntamiento también tendrá capacidad sancionadora contra operadores, usuarios y propietarios de las viviendas que generen conflictos o molestias para el resto de vecinos o ciudadanos. Las sanciones oscilarán entre los 1.800 y los 15.000 euros.

Actualmente el Reat tiene registrados un total de 2.537 apartamentos turísticos, de los que hay que descontar los 500 con una regulación especial del distrito de Ciutat Vella, el que concentra el mayor número de viviendas turísticas, por delante del Eixample (658) y Sants Montjuïc (114).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies