El sindicato Urapac asegura que la carne en España se somete a un control exhaustivo

Actualizado 09/04/2008 18:20:55 CET

LLEIDA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El responsable de ganadería del sindicato agrario catalán Urapac --vinculado a UGT--, Joan Graells, pidió hoy en un comunicado tranquilidad a los consumidores de ternera argumentando el exhaustivo control que se realiza a la carne en España.

El sindicato, con un gran número de ganaderos en Lleida, exigió a las autoridades sanitarias que informen con rigor de la muerte de dos personas por la variante humana de la encefalopatía espongiforme bovina, el mal de las vacas locas, en León.

Tras saber la existencia de estos dos casos, Urapac lamentó la manera en que se ha transmitido la noticia a la opinión pública ya que, según el sindicato, la falta de información ha generado una alarma "totalmente injustificada".

El sindicato insistió en que si hay un sector en España que puede certificar la calidad y seguridad alimentaria de su producto es el cárnico. "Las medidas tomadas en 2001 para garantizar que los priones que originan la enfermedad nunca accedan a la cadena alimentaria humana son muy estrictas, y están validadas en todo momento por los controles oficiales", expuso.

Urapac recordó que los ganaderos españoles siguen el protocolo de seguridad que se basa en la prohibición del uso de harinas animales en la alimentación de ganado, la destrucción de los animales muertos, la obligación de hacer el test de detección de la enfermedad en todos los animales mayores de 24 meses, así como la eliminación de los animales emparentados o que hayan tenido contacto con los enfermos.

Otras medidas de seguridad pasan por la retirada obligatoria y la posterior destrucción de los materiales específicos de riesgo, como son en el caso del bovino el cráneo, los ojos, las amígdalas y el intestino, y en el caso de los de más de 24 meses, también la columna vertebral.

Además, cada animal bovino que nace tiene su identificación individual, lo que permite conocer quiénes son sus padres, el lugar en el que ha sido alimentado y el matadero en el que es sacrificado.