Detenidos 43 miembros de un grupo mafioso en Tarragona y Castellón dedicado a la falsificación de tarjetas

Actualizado 14/11/2007 13:33:10 CET

La operación ha incluido 22 registros y la incautación de 2.000 tarjetas falsas, además de un arma y droga

TARRAGONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha finalizado una importante operación contra un grupo mafioso de origen rumano dedicado principalmente a falsificar tarjetas bancarias y radicado en la zona del delta del Ebro, entre Tarragona y Castellón. La banda, formada por lo menos por 43 personas, también falsificaba documentación, cometía robos con fuerza y traficaba con drogas.

Según informó hoy el CNP, en el operativo participaron la madrugada del lunes al martes más de un centenar de agentes de diversas unidades, procedentes de Barcelona, Tarragona, Castellón, Valencia y Madrid, entre los que había los Grupos de Operaciones Especiales (GOES).

En total se han realizado 22 registros --14 en Amposta, tres en Tortosa, uno en El Vendrell, otro en Gandesa (Tarragona) y tres más en Vinaròs (Castellón)--, se han desmantelado seis talleres de falsificación de tarjetas y se han localizado dos domicilios en los que se almacenaba y distribuía droga a pequeña escala.

En estos registros se han hallado seis lectores-grabadores de tarjetas, cinco ordenadores portátiles, cinco discos duros, unas 2.000 tarjetas falsas y soportes con banda magnética, cocaína y marihuana en pequeñas cantidades, un arma corta, 1.000 euros en metálico, numerosa documentación bancaria, cuatro vehículos de gama alta y gran cantidad de teléfonos móviles, ropa y otros efectos de valor.

De todos los detenidos, 17 lo fueron en Alcanar, siete en Sant Carles de la Ràpita, siete más en Camarles, tres en El Vendrell, uno en Ginestar y otro en Deltebre (Tarragona), además de cuatro en Vinaròs y tres en Peñíscola (Castellón).

La operación 'Jurca' se inició en verano de 2006 y está relacionada con otras operaciones similares desarrolladas durante este año en la Costa del Sol, Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León, en las que se han detenido a otras 110 personas, se han desmantelado 12 talleres de falsificación de tarjetas, dos talleres de falsificación de moneda, otros dos de falsificación de documentos y un laboratorio de drogas.

CONTROL FÉRREO DEL LÍDER.

La organización ahora desmantelada actuaba de forma piramidal, con un estricto reparto de funciones y un jefe --un rumano detenido en Sant Carles de la Ràpita-- que llegaba a extorsionar, lesionar y secuestrar a sus subordinados, a través de sicarios ajenos a la organización, para recuperar deudas impagadas o simplemente demostrar su autoridad y controlarles en todo momento.

El grupo duplicaba y clonaba tarjetas gracias a varios contactos en Europa y América que les proporcionaban numeraciones a través de medios diversos, como el 'carding' o el 'skimming', sin que se detectara la falsificación hasta que se habían realizado numerosas operaciones fraudulentas, que se calcula que podrían ascender a un valor de varios millones de euros.

Una vez confeccionadas las tarjetas, éstas se distribuían entre los llamados 'pasadores', que las utilizaban para comprar productos en comercios, donde en muchas ocasiones tenían la connivencia de algún empleado, en lo que se conoce en el argot delincuencial como establecimientos 'blats'.

En otras ocasiones extraían dinero en metálico de cajeros automáticos, pagaban peajes de autopistas o hacían compras a través de Internet. Una vez conseguidos los objetos comprados por estos métodos, otros miembros de la banda vendían los productos en el mercado negro.

A los detenidos se les imputan delitos de falsificación documental, robos con fuerza, narcotráfico, tráfico ilícito de vehículos, lesiones, extorsiones y secuestros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies