El tanatorio de Barcelona y la venta del 15% de Serveis Funeraris irán a pleno sin apoyo de la oposición

Comisión de Presidencia en el Ayuntamiento de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 19/04/2017 13:07:59CET

Grupos lo critican y ERC y PP piden retirarlo del pleno, algo que el Gobierno de Colau rechaza

BARCELONA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La aprobación definitiva de la venta del 15% del Ayuntamiento en Serveis Funeraris de Barcelona (SFB) y la creación de la funeraria pública se abordarán en el pleno municipal de la próxima semana sin el apoyo de la oposición, después de que todos los grupos hayan reservado su voto y hayan expresado este miércoles críticas ante la propuesta del Gobierno municipal en la comisión de Presidencia.

La venta de este 15% de SFB --en el que Mémora tiene el 85% restante-- ya se comunicó a su consejo de administración, explicó el concejal Eloi Badia a principios de abril, cuando señaló que este 15% --cuantificado en unos 28 millones de euros-- primero saldrá a subasta pero, si queda desierta, Mémora deberá comprarla.

Badia ha destacado en la comisión que la venta del 15% es imprescindible para que opere el tanatorio público sin que existan confusiones, y ha señalado que se trata de un expediente largo, por lo que calculan que habrá pocos meses entre la venta definitiva y la salida al mercado del operador municipal.

La propuesta de adquirir el 36% de SFB --para acumular el 51%-- en lugar de vender el 15% costaría al menos 64 millones de euros, 16 veces más que crear el operador, ha destacado Badia, que ha dicho que el otro operador no tiene voluntad de vender este 36%.

El Gobierno de Ada Colau prevé ofrecer precios un 30% más baratos con el tanatorio público, que previsiblemente entrará en funcionamiento el segundo semestre de 2019 con un coste medio de unos 3.800 euros para particulares, ante los 7.100 --incluyendo IVA y cementerios-- actuales en la ciudad, según un estudio encargado por el Ayuntamiento, ha recordado Badia.

Sobre la posibilidad de rebajar el precio del servicio de cementerios --que dependen de la pública Cementiris de Barcelona--, Badia ha defendido que es de los más competitivos del Estado y ha recordado que éste representa un 10% del coste total del servicio funerario, por lo que una rebaja del 10% de su precio implicaría disminuir un 1% el coste de todo el servicio.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

La republicana Trini Capdevila ha pedido retirar el asunto del pleno para abordarlo en mayo para que el Ayuntamiento negocie con Mémora la compra la parte del negocio de Barcelona, y el popular Javier Mulleras ha pedido también retirarlo, porque considera que la iniciativa no responde al interés general, ya que lo ve uno de los peores negocios del Ayuntamiento, "protagonizado por la UTE Colau-PSC-ICV".

Badia ha rechazado retirar el asunto del próximo pleno porque considera que la aprobación del expediente abre todas las puertas, y ha respondido a Capdevila que no hay opción de compra y no se resolvería en un mes, porque no hay "ninguna posibilidad" y no se haría con rigor con este margen de tiempo.

Ha explicado que estudian otras ubicaciones al margen de la prevista inicialmente en Montjuïc, y llegar más adelante hasta 20 salas a petición de ERC --aunque el tanatorio está planteado para seis--, y ha señalado que un informe de la Agencia Catalana de la Competencia (ACCO) incluido en el expediente señala que el tanatorio público fomentará la competencia.

La socialista Carmen Andrés ha defendido que debe corregirse la situación de los precios en la ciudad y, ante críticas de la oposición al papel del PSC en el Gobierno municipal, ha defendido su incidencia y ha garantizado que trabaja "conjuntamente" con BComú en las propuestas del ejecutivo.

La demócrata Sònia Recasens ha recordado que su grupo municipal está comprometido con rebajar los precios pero ha abogado por estudiar otras opciones, como rebajar el IVA y rescatar concesiones de algunas de las salas de tanatorios, porque ha puesto en duda que la funeraria municipal permita bajar precios y aumentar la competencia: "Seis salas será un fracaso", ha avisado.

El concejal de Cs Koldo Blanco ha coincidido en expresar sus dudas porque "todavía quedan demasiadas incógnitas" sobre esta cuestión, y también ha puesto en duda que el tanatorio público pueda lograr precios más asequibles en la ciudad, porque sus seis salas previstas representarán un 6% de las que existen en la ciudad, ha asegurado.

Desde la CUP, el edil Josep Garganté ha criticado que en Barcelona se ha vendido todo lo que se podía vender a lo largo de los años, mientras que el concejal no adscrito Gerard Ardanuy ---antes en el grupo Demòcrata--- ha expresado sus "serias dudas" sobre la viabilidad económica del proyecto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies