Una terapia de atención primaria frena la pérdida funcional y la polifarmacia en ancianos

Ambulatorio, médico, atención primaria, CAP, consulta, anciana
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 19/03/2018 14:13:03CET

El estudio del IDIAPJGol en ambulatorios de Barcelona reduce la polimedicación un 9,6%

BARCELONA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (IDIAPJGol) de Barcelona en ambulatorios de la ciudad ha demostrado que una intervención multifactorial desde la atención primaria permite frenar y mejorar la dificultad de movilidad, la pérdida de funcionalidad física y cognitiva, y la polifarmacia en ancianos y pacientes frágiles.

El proyecto --pionero en impulsar una terapia que aborda la vertiente física, nutricional, neurocognitiva y farmacológica-- ha realizado un ensayo clínico en 352 pacientes frágiles mayores de 65 años de Barcelona, logrando bajar un 9,3% la polimedicación en los que siguieron la terapia, con mejoras significativas en su funcionalidad, ha explicado el IDIAPJGol en un comunicado este lunes.

Los investigadores evaluaron si se pueden modificar así los parámetros de fragilidad física (fuerza muscular, elasticidad, equilibrio) y cognitiva (atención, velocidad de pensamiento, memoria): "Este proceso es reversible, sobre todo si se detecta de forma precoz y se diseñan estrategias de prevención", ha explicado la investigadora principal, Laura Romera.

"Esta intervención es fácilmente transferible a la práctica clínica y la evidencia de sus efectos beneficiosos, a corto y largo plazo para personas frágiles y ancianos, aconsejan su priorización en el ámbito de la atención primaria como estrategia para un envejecimiento saludable y la reducción de riesgos", ha defendido la médico de familia.

Participaron en el estudio clínico los equipos de atención primaria (EAP) barceloneses Raval Nord, Ciutat Vella y Manso del Instituto Catalán de la Salud (ICS), junto con el Servicio de Rehabilitación de Drassanes.

EJERCICIO Y BATIDOS HIPERPROTEICOS

Los ancianos se dividieron en dos grupos: los del grupo de control recibieron la asistencia habitual, y los demás recibieron durante 12 semanas un entrenamiento físico y cognitivo programado, así como la ingesta de batidos hiperproteicos y una revisión de fármacos prescritos.

Una vez finalizada la intervención se hizo una entrevista de evaluación que se repitió a los 18 meses, y las principales variables relacionadas con la fragilidad "mostraron mejoras significativas desde la primera evaluación en el grupo de intervención, mientras que en el grupo de control el resultado fue el contrario", ha explicado Romera, miembro de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC).

Los participantes --con una media de 77,3 años, y el 75,3% mujeres-- completaron el estudio en el 98,6% de los casos, y en lo relativo a la revisión de medicación, la terapia logró bajar la polifarmacia un 9,6% en el grupo de intervención, mientras que en el grupo de control aumentó un 4,5%.

Cada CAP realizó dos veces por semana una hora de actividad física estructurada, dirigida por fisioterapeutas, y los participantes tomaron cada día un batido nutricional hiperproteico, además de realizar 12 talleres prácticos de memoria de 90 minutos (escritura, oral, corporal, y musical), con logopedas de la Unidad.

Paralelamente se revisó la medicación que tomaban, poniendo especial atención en los ansiolíticos y antidepresivos, siguiendo los criterios STOPP, una de las herramientas más utilizadas en Europa para detectar posibles errores de tratamiento en ancianos.