Un tercio de los niños barceloneses de entre 8 y 10 años tiene sobrepeso u obesidad

El Doctor Carles Ariza Y La Delegada De Salud Del Ayto Cristina Iniesta
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 16:39:22 CET

El responsable del análisis ve "deseable" que coman en la escuela en lugar de con fiambrera

BARCELONA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un tercio --36%-- de los niños barceloneses de entre 8 y 10 años pesan demasiado, de forma que el 20,2% del total tiene sobrepeso y el 15,8%, obesidad, según los primeros resultados del programa de prevención de la obesidad infantil en la ciudad (Poiba) que han presentado este martes la delegada de Salud, Cristina Iniesta, y el coordinador del programa, el doctor Carles Ariza.

El análisis, elaborado por la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB), se basa en 2.894 niños y niñas de 8,9 años de media, muestra representativa teniendo en cuenta que de estas edades --3º y 4º curso de Primaria-- Barcelona tiene 12.000 alumnos, y bebe de escuelas que están en zonas con un nivel socioeconómico favorecido y desfavorecido, y de públicas y concertadas-privadas.

Muestra que Barcelona está mejor que Catalunya y España, pero aún queda por recorrer en campos como el ejercicio físico, pues los niños barceloneses hacen la mitad en fin de semana que entre semana; el estudio Aladino muestra que en España hay un 26,1% de niños de 6-9 años con sobrepeso y un 19,1% de obesos, y que en Catalunya son un 25,7% y un 16,8%, respectivamente.

Iniesta ha recordado que la obesidad es un factor de riesgo para muchas enfermedades, de forma que "invertir en la salud del niño es invertir en la salud de cuando sean adultos", por lo que ha subrayado la importancia de que los jóvenes hagan actividad física, tengan una alimentación saludable, descansen lo suficiente y controlen el uso de nuevas tecnologías.

El programa Poiba empezó el año pasado, trabaja sobre 4.000 alumnos de 107 escuelas y sus familias, y podría convertirse en estable como otros --como el del cannabis--; se centra en promover actividad física --30 minutos mínimo al día--, descanso adecuado --9-10 horas al día--, hidratación suficiente, alimentación equilibrada y dos horas máximo al día de televisión, ordenador o consola.

Entre los factores que influyen en pesar demasiado figura el nivel socioeconómico, pues los ambientes más saludables suelen ser más caros, como también una actividad física vigorosa; que haya obesidad parental; un entorno propenso --ambiente 'obesogénico'--; ser inmigrante; el estilo de vida; el peso al nacer, y factores ambientales como la exposición prenatal al tabaco.

MÁS EN NIÑOS Y DESFAVORECIDOS

El Poiba muestra que la obesidad afecta más a niños --18%-- que niñas --13%--, mientras que el número de los que tienen sobrepeso está más igualado --19,4% y 20,9%, respectivamente--, y también varía en función del nivel socioeconómico: en el desfavorecido tienen obesidad un 21%, frente al 13,2% del favorecido; el sobrepeso se sitúa en el 19,7% y 20,4%, respectivamente.

Aún siendo más movidos, a los niños les es insuficiente para contrarrestar el hecho de que adopten más hábitos de riesgo que las niñas, como comer alimentos poco saludables con más frecuencia, cenar ante la televisión --se come de forma más desordenada--, acudir regularmente a sitios de 'fast food' y pasarse horas ante la televisión, el ordenador o con videoconsolas fuera de clase.

El estudio revela que comer en la escuela y acompañado sin la presencia de la televisión previene la obesidad y el sobrepeso, con lo que, al preguntársele al doctor Ariza por cómo ve llevar fiambrera a la escuela ahora que la Generalitat lo regula, ha reconocido que lo "deseable" es que los niños coman del comedor, pero si van en 'tupper', que lo hagan en las mejores condiciones.

Iniesta ha añadido que preparan con expertos una campaña bajo la idea de 'comer saludable, seguro y económico', y que entre otros aspectos se focalizará en qué productos son seguros de comer con fiambrera independientemente de que haga calor o frío para no romper la cadena de conservación de los alimentos.