Territorio justifica el cambio de redes en la catedral de Lleida para evitar daños a las cigüeñas

Publicado 22/02/2018 18:37:14CET

La Generalitat tiene la voluntad de que las aves puedan volver al edificio

LLEIDA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director general de Polítiques Ambientals i Medi Natural, Ferran Miralles, ha asegurado ese jueves que la decisión de cambiar el tipo de redes que tiene que poner el Cabildo den la Catedral Nova de Lleida para evitar desprendimientos y daños en el tejado causados por excrementos de cigüeña se justifica porque un ave quedó atrapada el pasado día 12.

Miralles ha hecho estas declaraciones en Lleida después de que el Cabildo haya presentado una querella criminal contra la directora territorial en Lleida, Dolors Tella, por cambiar el día 15 el reglamente sobre el tipo de red que había fijado el día 8, estableciendo que los agujeros de la malla fueran más pequeños, ha informado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad.

Miralles ha asegurado que la resolución complementaria del 15 feb tiene su origen en un incidente del día 12, cuando una cigüeña se queda atrapada en las redes y ha señalado: "Fue una inspección técnica la que determino que la malla debía ser de entre 2 y 3,5 centímetros, por lo que no se trata de una decisión política, sino técnica".

Miralles se ha mostrado sorprendido y ha lamentado la querella del Cabildo a la que todavía no han tenido acceso, porque no ha sido notificada.

El Cabildo presentó un recurso de alzada contra la resolución del 15 de febrero de la Generalitat, que modificaba la inicial del 8 de febrero, para concretar la medida de la red.

El director general ha insistido en que se trata de una solución provisional y que la voluntad es que las cigüeñas vuelvan a la catedral cuando se resuelva el problema estructural que arrastra por lo que la Generalitat ha solicitado que el proyecto de rehabilitación de la catedral incorpore medidas para compatibilizar la presencia de las aves.

Ha remarcado que en ningún caso se pone en riesgo la especie y ha dicho que en los últimos diez años ha crecido en Lleida de 180 a 700 parejas.