Tres detenidos por vender fármacos ilegales como remedio para la disfunción eréctil

382267.1.644.368.20180202084949
Vídeo de la noticia
Publicado 02/02/2018 8:49:49CET

   BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres hombres de 34, 69 y 73 años como presuntos autores de un delito contra la salud pública por distribuir cápsulas de un complemento alimenticio, considerado un medicamento ilegal, como remedio contra la disfunción eréctil, ha informado este viernes el cuerpo en un comunicado.

   La policía catalana fue alertada el 19 de enero por la Conselleria de Salud de que una empresa de Barcelona comercializaba un complemento llamado 'Natherb' que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) considera ilegal porque contiene principios activos propios de una medicina, con sus contraindicaciones e interacciones.

   A raíz de la información, iniciarion una investigación para comprobar el papel de la empresa, ya que en su página web se publicitaba como distribuidora en toda Europa de este producto, supuestamente fabricado en Estados Unidos.

   El 22 de enero el Servicio de Control Farmacéutico y Productos Sanitarios de la Generalitat realizó una inspección a la sede de la compañía en Barcelona y encontró indicios de que no sólo distribuía, sino que también fabricaba ese complemento alimenticio.

   La empresa ya tuvo que retirar en 2002 y 2014 dos productos con características similares por orden de la Aemps, e intentó comercializar entre dos y tres millones de cápsulas del complemento cambiándole el nombre --'Natherb', 'Haqter-Q' y 'Actra-SX'-- cuando se le obligaba a retirar el producto.

   Por todo esto, los Mossos detuvieron el 25 de enero al administrador de la compañía, uno de los apoderados --su hijo-- y a uno de los empleados, el mismo día que entró y registró dos locales de la empresa en el distrito barcelonés de Horta-Guinardó.

   Encontraron 24.000 cápsulas que se estaban preparando para su distribución y elementos para fabricarlas, empaquetarlas y repartirlas: dos máquinas para los blísteres, dos troqueladoras y una máquina para llenar las cápsulas con la composición química.

   Los tres detenidos, de nacionalidad española, fueron denunciados por fraude al consumidor, pasaron a disposición judicial el 27 de enero, y el juez decretó su libertad con cargos.

   La fabricación y la distribución de este tipo de productos se considera un delito contra la salud pública, por lo que los Mossos mantienen abierta la investigación y no descartan nuevas detenciones.