Trias pide abrir al público todo el recinto del parque de atracciones del Tibidabo y rechaza que sea un Port Aventura

 

Trias pide abrir al público todo el recinto del parque de atracciones del Tibidabo y rechaza que sea un Port Aventura

Actualizado 01/03/2007 15:49:25 CET

BARCELONA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, reclamó hoy que se abra al público todo el recinto del parque de atracciones del Tibidabo y no sólo el punto más alto, donde hay las atracciones más emblemáticas, y rechazó la filosofía municipal de convertir el equipamiento en un Port Aventura.

En una rueda de prensa celebrada desde la torre de las aguas, a pocos metros del parque, Trias calificó de "disparate" que siga habiendo una muralla en este recinto y que éste "no sea de acceso libre y abierto al público". La propuesta de CiU es que el recinto sea abierto, aunque para subir a las atracciones se tenga que pagar.

Según Trias, si el Ayuntamiento "quiere abrir el recinto que lo haga bien hecho y que lo abra todo, no sólo una parte". A partir del sábado, el Tibidabo abrirá al público la cota 500, donde ahora se encuentran atracciones como el avión, la talaya o el carrusel, espacio al que ahora sólo se podía acceder desde el parque.

El dirigente nacionalista acusó al gobierno municipal de querer convertir en parque de atracciones del Tibidabo en "un Port Aventura" y de "buscar únicamente la rentabilidad económica", al instalar "atracciones para un público adulto que le den resultados inmediatos".

Según Trias, con ello, el objetivo del Ayuntamiento es "dar la concesión de explotación de las atracciones a un tercero --ahora lo gestiona la empresa municipal Barcelona Serveis Municipals (BSM)-- y a un precio más alto".

TALA DE ÁRBOLES MONUMENTALES.

Igualmente, CiU se opone a los planes del Ayuntamiento de Barcelona, propietario del parque de atracciones, de instalar una nueva montaña rusa en 2008, que conllevará la tala de 52 árboles, de los cuales cinco "cumplen todas las condiciones para ser monumentales", explicó el edil Jaume Ciurana.

Trias ya amenazó hoy con ir a la Fiscalía de Medio Ambiente si finalmente la instalación de esta nueva atracción "obliga a talar estas encinas", cuyo mantenimiento también defienden los vecinos de la zona, que desde hace meses iniciaron movilizaciones de protesta.

NO ROMPER EL 'SKYLINE' DEL TIBIDABO.

La instalación de esta nueva montaña rusa "romperá el skyline del Tibidabo, que está muy arraigado a la imagen de Barcelona", advirtió Trias, quien propone que el parque de atracciones del Tibidabo se dirija a dos públicos: para niños de 3 a 15 años y mayores de 16 años de edad.

Según CiU, las atracciones que ofrece el parque deben ir destinadas a este primer grupo de edad y a sus familias, mientras que para los mayores de 16 años, hay que ofertar actividades relacionadas con la práctica deportiva y el conocimiento y respeto por la natura vinculadas a Collserola.

INTEGRACIÓN TARIFARIA DEL FUNICULAR.

Otra de las peticiones de CiU, incluidas en el paquete de alegaciones presentadas por la federación nacionalista al plan director del Tibidabo, es la integración tarifaria del funicular del Tibidabo con el resto del transporte público de la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM).

Trias aseguró que la integración tarifaria del funicular, hecho que en el futuro se plantea el gobierno municipal, y ampliar el itinerario de los autobuses de barrio para que lleguen al pie del funicular es "la única forma de evitar" que los ciudadanos suban en coche.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies