El 'tuitero' detenido pidió quemar el 'barco de Piolín' y poner una "bomba" al PP

Detenido un 'tuitero' por incitación al odio
CEDIDA
Actualizado 24/11/2017 14:33:44 CET

   BARCELONA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El 'tuitero' detenido por publicar comentarios sobre la muerte del fiscal general del Estado José Manuel Maza y apuñalar al delegado del Gobierno, Enric Millo, pidió quemar el barco que alojaba a policías conocido como 'barco de Piolín' y "poner una bomba" en la sede del PP.

   En declaraciones a los medios, el portavoz de la Policía Nacional en Catalunya, Antonio Navarro, ha explicado que este joven de 19 años era muy activo en redes sociales como Twitter e Instagram "con mensajes amenazantes, hirientes y presuntamente delictivos".

   Ha indicado que el joven, de 19 años, no tiene antecedentes y quedó en libertad con cargos por incitación al odio, injurias y amenazas.

   La Unidad de delitos tecnológicos de la Policía Nacional abrió una investigación a este internauta tras recibir denuncias de otros usuarios de las redes sociales por sus comentarios, y constató que en los últimos meses había potenciado su actividad.

   Entre otros mensajes, el arrestado, bajo el perfil '@henrikitus', consideró que se tendría que "quemar" el barco donde se alojaban policías nacionales y guardias civiles destinados a Catalunya por el dispositivo contra el referéndum y poner una bomba en la sede del PP.

   También publicó un comentario afirmando que era feliz cuando veía arder a un guardia civil, además de alegrarse de la muerte de Maza y afirmar: "Al hijo de puta de Millo un día lo apuñalaré por la calle".

   El arrestado intentó borrar estos 'tuits' para "obstaculizar" la investigación contra él porque sabía que podía incurrir en un delito, por lo que también iba cerrando los perfiles en los que profería estos comentarios.

   El portavoz policial ha destacado que en estos casos la colaboración ciudadana ha sido fundamental: "Es conveniente porque a veces pensamos que desde el anonimato de nuestra habitación no nos va a pasar nada, pero estamos hablando al mundo, creando amenazas que generan inquietud y miedo al receptor".