UB y Barcelona colaboran para que jóvenes sirios cursen estudios de acceso a universidad

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Convenio

UB y Barcelona colaboran para que jóvenes sirios cursen estudios de acceso a universidad

La alcaldesa Ada Colau y al vicerrectora de la UB Carme Panchón
EUROPA PRESS
Publicado 18/11/2016 13:29:58CET

Son 11 hombres y cuatro mujeres de entre 18 y 24 años y todos son sirios excepto un afgano

BARCELONA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicerrectora de la Universitat de Barcelona (UB), Carme Panchón, han firmado este viernes un convenio de colaboración para impulsar el curso de acceso a la universidad promovido por la UB para 15 estudiantes de entre 18 y 24 años procedentes de zonas de conflicto, mayormente de Siria.

Se trata de una prueba piloto pionera en España, cuyo coste será sufragado en un 31,3% por el Ayuntamiento --con una aportación de unos 74.700 euros--, mientras que el resto, unos 200.000 euros, irán a cargo de la UB y de programas europeos con los que colabora la universidad y su Fundació Solidaritat UB.

El curso, de carácter oficial, tiene por objetivo facilitar el tránsito de la enseñanza Secundaria a la universidad de los 15 estudiantes, que han sido seleccionados a través de ONG que trabajan en la zona, y que contarán también con manutención y alojamiento, ha explicado Panchón, en un acto al que también ha asistido el exrector Dídac Ramírez.

Incluirá un aprendizaje intensivo del catalán y el castellano, una nivelación de conocimientos con el Bachillerato que se imparte en Catalunya y una formación en Derechos Humanos y resolución de conflictos, con el objetivo de que les permita acceder a grados el próximo curso, han explicado después de que Colau haya conocido a diversos de los jóvenes.

Los 15 estudiantes son 11 hombres y cuatro mujeres --los hombres podían estar en riesgo de ser reclutados--, y todos provienen de diversas regiones de Siria, excepto un afgano, y tenían dificultades que prácticamente imposibilitaban que continuaran sus estudios en sus países de origen y también iniciarlos en el extranjero por no poder convalidar su formación.

"El objetivo es abrir la entrada a jóvenes en edad de estudio a través de visados de estudiante", ha explicado Colau, que ha resaltado que el programa pretende que los estudiantes puedan seguir con sus proyectos de vida y también tender puentes de cooperación ante los conflictos que les han obligado a huir, en sus palabras.

"Si cada uno en su ámbito no se rinde, estoy convencida de que podemos cambiar las cosas y conseguir que Europa vuelva a ser un territorio de paz y democracia que cumpla con sus compromisos con el refugio", ha dicho Colau, tras lo que Panchón ha sostenido sobre el coste del programa que no existe ningún valor para medir el dolor que han experimentado estos jóvenes.

IR "MÁS ALLÁ"

El curso, de 300 horas, se llevará a cabo en diversas facultades y empezó en octubre --se alargará hasta junio de 2017--, en un programa sobre el que Panchón ha dicho que tienen la intención de "que se vaya alargando en la medida en que las personas deben poder seguir estudiando y haciendo efectivo su propio proceso vital".

Panchón ha destacado que están "tratando de ir un poco más allá en el ámbito universitario", ya que existe una masa crítica de profesorado e investigadores en zonas de conflicto que se han quedado sin posibilidades de continuar con sus carreras profesionales.

Ha resaltado que han tardado un año en lograr que los estudiantes llegaran a la ciudad, y ha avanzado que próximamente mantendrán una reunión con otras universidades en las que propondrán impulsar acciones conjuntamente, tras lo que ha explicado que también están promoviendo proyectos de atención a refugiados la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Camilo José Cela.

CIUTAT REFUGI

El programa 'Barcelona, Ciutat Refugi' ha cumplido un año de funcionamiento en octubre, durante el que el Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigranets y Refugiados (Saier) atendió a 1.890 personas refugiados, lo que supone un incremento del 51% respecto al mismo periodo de 2015 y seis veces más que en 2012.

El Ayuntamiento que ha incrementado el presupuesto para este servicio hasta los 1,8 millones --con 600.000 euros más en 2015 y otros 100.000 más este año-- y que ha puesto en marcha un programa propio de alojamiento y atención para los refugiados que no la reciben del Estado o sin recursos suficientes, que empezó con 27 plazas, todas ellas ocupadas a principios de septiembre.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies