La Urbana actuará contra el agente que difundió una foto sexual de su exnovia si es condenado

Comisión de Presidencia en el Ayuntamiento de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 19/04/2017 15:50:51CET

   BARCELONA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El comisionado de Seguridad de Barcelona, Amadeu Recasens, ha pedido este miércoles esperar a que se juzgue al agente acusado de haber difundido una foto de contenido sexual para vengarse de su expareja antes de impulsar actuaciones, y ha avisado: "De la misma forma que no prejuzgamos, no nos temblará la mano si la sentencia es condenatoria".

   Lo ha dicho en la comisión de Presidencia, que ha aprobado una propuesta de ERC para iniciar una investigación interna sobre los hechos, ocurridos en 2008, con los votos a favor también de Cs, PP y la CUP y las abstenciones del Gobierno de BComú y PSC, el grupo Demòcrata y el concejal no adscrito Gerard Ardanuy.

   La propuesta aprobada pide también investigar las decisiones de los superiores policiales y políticos para depurar responsabilidades a todos los niveles, después de que el entonces cabo fuera ascendido en dos ocasiones hasta su actual cargo de subinspector pese a presuntamente difundir la foto de su expareja, también agente del cuerpo policial.

   Recasens ha sostenido que no se pueden "congelar las carreras profesionales por que la justicia necesite un tiempo para juzgar", y ha asegurado que ambos se han presentado en procesos de promoción durante estos años y tras los hechos, que se juzgarán el viernes de la próxima semana.

   Ha señalado que no pueden investigar unos hechos que están en proceso judicial y que las normas sancionadoras de la Urbana "marcan unos límites de prescripción" de estos hechos, que podrían abordarse de todas formas en la Unidad de Deontología y Asuntos Internos por la vía de la deontología, para evitar que se repitan estas presuntas malas prácticas, según Recasens, que ha defendido el compromiso del Gobierno de Ada Colau contra el acoso sexual.

   El republicano Jordi Coronas ha dicho que no votar a favor de su propuesta es un acto de cobardía, ya que se trata de un caso de violencia machista en el que el sistema marginó a la víctima y otros agentes se rieron, según él: "¿Estas personas de la Urbana son las que deben proteger a sus parejas, y a cualquier mujer de la ciudad?", ha aseverado ante unos hechos que ha tachados de vergonzosos y asquerosos.

   La socialista Carmen Andrés ha descrito los hechos como reprobables y condenables si se demuestran, mientras que el demócrata Joaquim Forn ha pedido no dar por probados unos hechos que todavía no se han juzgado, y Ardanuy ha abogado por respectar el proceso judicial.

   Paco Sierra (Cs) ha exigido no hacer juicios paralelos, y la popular Àngels Esteller ha reclamado que el Gobierno municipal les facilite toda la información del caso, tras lo que Josep Garganté (CUP) ha exigido ser "inflexibles" en casos similares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies