El Vall d'Hebron incorpora un TAC infantil "espacial" que reduce un 35% la radiación

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Salud

El Vall d'Hebron incorpora un TAC infantil "espacial" que reduce un 35% la radiación

TAC INFANTIL+FOTO
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 05/10/2016 17:56:04 CET

Reduce un 75% las sedaciones con una 'app' que explica la prueba

BARCELONA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Materno Infantil del Vall d'Hebron ha incorporado un TAC infantil de última generación con ambientación "espacial" que reduce un 35% la radiación manteniendo la calidad de la imagen, ha explicado este miércoles a los medios el director clínico de diagnóstico por la imagen del Vall d'Hebron, Manel Escobar.

El proyecto de humanización 'Imatgina', que ha costado 1,2 millones de euros y es pionero en España, nació por la necesidad de evitar trasladar a los pacientes pediátricos del centro Materno Infantil al Hospital General, dada "la incomodidad y el riesgo" que conllevaba.

El nuevo equipamiento, que desde el 15 de julio ha atendido a 300 niños a razón de 15-20 menores diarios, consigue "mejorar la experiencia del niño; disminuir la radiación en el primer equipo de estas características en Catalunya, y reducir las sedaciones en un 75%".

'APP' PEDAGÓGICA

En dos meses, ha descendido el número de sedaciones gracias a la disminución de la ansiedad del pequeño a través de una 'app' pedagógica para móvil y tablet: "Queremos que antes de venir a hacerse la prueba radiológica sepan lo que va a suceder adaptado a su edad para que eso les haga sentir mucho más relajados".

Así, se consigue tranquilizar al niño y que esté quieto durante el TAC, por lo que no es necesario anestesiarlo, lo que "mejora la seguridad de los pacientes" porque siempre hay un riesgo cuando se administra anestesia, según Escobar.

RIESGO DE RADIACIÓN INFANTIL

Este nuevo equipo innovador reduce hasta un 80% la dosis de radiación comparado con máquinas más antiguas de cuarta generación --respecto a la máquina del Vall d'Hebron lo hace el citado 35%-- porque es de generación 4,5.

Esta menor dosis es especialmente relevante en pacientes pediátricos porque son más sensibles que los adultos al tener más años por delante para desarrollar un cáncer relacionado con la radiación: "Estamos haciendo esfuerzos para disminuir la radiación al máximo", ha subrayado.

Además, la instalación también acogerá a pacientes adultos para aprovechar las sesiones vacías: "No tenemos suficientes niños como para llenar el escáner y tenemos que ser juiciosos con el dinero público", ha expresado el facultativo.

El proyecto plantea la prueba como un viaje espacial: el niño "se transforma en astronauta" para subir a la máquina, que está ambientada en una nave espacial.

El Institut de Diagnòstic per la Imatge (IDI) y el Hospital Vall d'Hebron han asumido la compra del TAC, y el resto del proyecto ha sido financiado íntegramente por la Fundación Philips y desarrollado por la Fundación CurArte.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies