Vecinos del Born claman contra el plan urbanístico vinculado al nuevo Centre Cultural

Pancartas en valcones de la calle Fusina contra la reurbanización del Born
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 20:59:32 CET

Aseguran que han perdido 370 plazas de aparcamiento y temen la apertura de más terrazas

BARCELONA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Vecinal de Afectados por el Proyecto Urbanístico del Born de Barcelona, creada antes del verano por residentes y comerciantes del barrio, han criticado el impacto del proyecto de reurbanización vinculado al nuevo Born Centre Cultural (BCC), que abrirá el 11 de septiembre, y también la modificación del Plan de Usos del conjunto del distrito.

Según han informado este viernes en rueda de prensa en el convento de Sant Agustí dos de sus representantes, Joan Riba y Joan Ribot, uno de los principales problemas es que la peatonalización del entorno del antiguo mercado ha provocado la desaparición de 370 plazas de área verde y otras 50 entre área azul zona de carga y descarga.

El consistorio ya ha anunciado que se habilitarán 72 nuevas plazas de zona verde en las inmediaciones de los antiguos juzgados del paseo Companys, y asegura que en total el Born contará con 284, pero la comisión vecinal señala la diferencia con las 610 que el barrio tenía antes de la intervención, según sus cifras.

Esto provocará un "colapso descomunal", según Riba, ya que no afectará únicamente a los vecinos del Born, sino también a los de barrios colindantes como Sant Pere y la Ribera que acudían a la zona para aparcar, después de que la parte baja del Eixample quedara fuera de su radio para estacionar en condición de área verde para vecinos.

Piden compensar la pérdida de plazas modificando algunas que están diseñadas en paralelo a la calzada para que sean espacios de estacionamiento en batería donde quepan más coches, concretamente en calles como Méndez Núñez, Trafalgar, Pla de Palau y la avenida Marquès de l'Argentera.

APOYAN EL BCC

Puntualizan, sin embargo, que su choque frontal es con la transformación urbanística del barrio, y no con la apertura del BCC: "El espacio cultural es importante para nosotros y lo valoramos positivamente".

Con la misma vehemencia exigen la derogación de la modificación del Plan de Usos de Ciutat Vella, pactado entre CiU y PP, que permite ampliar hoteles y abrirlos de tres, cuatro y cinco estrellas en las llamadas áreas de tratamiento específico del perímetro del distrito y en los edificios protegidos dentro del catálogo B.

Ribot ha criticado que la concejal del Distrito, Mercè Homs, defiende el Plan de Usos como una ordenación de la actividad turística cuando es "maquiavélico", teniendo en cuenta que entre las áreas de tratamiento específico donde pueden abrir hoteles está el paseo Picasso --a pocos metros del nuevo BCC-- el paseo Lluís Companys y el Pla de Palau.

Consideran que todo ello es poco transparente y lleva a la sobreexplotación turística y a la transformación del tejido comercial que hace perder el comercio de proximidad en favor de franquicias y tiendas de 'souvenirs': "Es un abuso y una expulsión de los vecinos y de los comercios", valora Ribot.

TERRAZAS

La comisión critica que se han colocado nuevas terrazas en el encuentro de la calle Flassaders con la plaza Jaume Sabartés, y que en otros puntos, como el paseo Picasso y el Passatge Mercantil, los locales se exceden en ocupar la calle cuando colocan mesas en el exterior.

Además, aseguran que en una reunión con Homs este martes la concejal se mostró favorable a que bares de la calle Fusina --ahora peatonal y colindante con el Born Centre Cultural-- puedan colocar terrazas para compensar un agravio comparativo con calles que ya tienen mesas fuera.

Piden también más control de la Guardia Urbana para combatir los excesos de los locales y los endémicos problemas de griterío, orines y consumo de alcohol en la calle, así como una mejor regulación de los músicos que actúan en la vía pública.

Por todo ello, miembros de la comisión llevan días colgando pancartas contra la transformación urbanística en la misma calle Fusina y han convocado una concentración el domingo a las 19.30 horas, así como 'caceroladas' durante la semana que viene.