Vecinos y comerciantes proponen "humanizar" Via Laietana sin renunciar al paso de vehículos

Gabriel Jené, David González, Julian Galindo y Albert Mestres
EUROPA PRESS
Publicado 12/07/2018 12:01:43CET

Presentan un proyecto junto a la UPC que pasa de cinco a cuatro carriles sin paso segregado para bicis

BARCELONA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Vecinos y comerciantes de la Via Laietana han presentado su propuesta de reforma de la avenida, con el objetivo de "humanizar" el espacio, y que sólo contempla pasar de cinco a cuatro carriles de circulación para ampliar las aceras, aunque prevé que estos carriles adapten su uso en ciertas franjas horarias.

La presentación del proyecto de reforma de la Via Laietana 'Humanitzem Via Laietana', en el que han participado diez alumnos de la UPC, se ha presentado este jueves en el Colegio de Ingenieros Industriales de Catalunya, con sede en la misma avenida, ha recordado que el proyecto de reforma se inició en 2006 y aún no se ha cerrado.

El vicepresidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de la Via Laietana, David González, ha defendido que la Via Laietana no puede negar su carácter vial: "Nuestra idea no es hacer una intervención drástica en la vía. No queremos eliminar el paso buses turísticos ni las paradas de taxis", ha dicho.

González ha criticado que el Ayuntamiento no tiene estudio previo de proyecto técnico definido, y que el Gobierno municipal "impone" la obra en la plaza Antoni Maura, que dificultaría el acceso a aparcamientos subterráneos y comercio, y obliga a implantar un carril bici, que eliminaría un carril para vehículos privados, según él.

Asimismo, ha explicado que "hace meses que este proyecto está en manos del consistorio", y ha asegurado que hay elementos de su proyecto que colisionan con el del Gobierno municipal, por lo que ha llamado al consenso y a no condicionar previamente el proceso participativo, así como pensar alternativas y ser más flexibles.

DISTINTOS USOS

El profesor de la UPC, Juan Galindo, ha detallado que la idea pasa por pacificar la avenida sin segregar el tráfico; adaptar los carriles de circulación a distintos usos; a mejorar la conexión entre ambos lados de la calle; instalar espacios culturales y crear espacios de encuentro, y realzar los edificios patrimoniales.

La propuesta establece carriles adaptables: dos para vehículos privados y bicis y dos para autobuses y taxis, y Galindo ha apostado por la peatonalización de la calle Jonqueres, y que los vehículos de subida circulen por Via Laietana hasta Urquinaona, así como un paso de peatones central en Antoni Maura y cruces en dos tiempos.

También ha propuesto que la iluminación esté anclada a la fachada para eliminar obstáculos en las aceras, y ha instado a no plantar árboles para mostrar la arquitectura "potente" de la calle, y ha defendido que los carriles para vehículos privados y bicis se pongan en el lateral para eliminarlos en ciertas franjas horarias.

El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, ha subrayado la importancia del proyecto: "Es una vía que está rodeada de comercios con tramas comerciales muy potentes y que dan riqueza al centro de la ciudad", y ha insistido en que el gran objetivo es plantear una nueva filosofía para la calle.