Vecinos del Raval piden a Colau más medidas contra 'narcopisos' con un 'narcotour' para medios

Jeringuillas sobre un contador de una finca donde hubo 'narcopisos' en el Raval
EUROPA PRESS
Publicado 14/02/2018 21:47:54CET

Prevén articular una red con afectados de otras ciudades, como Madrid, Sevilla y Valencia

BARCELONA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Vecinos del Raval han mostrado la problemática del barrio con los 'narcopisos' con una ruta para medios que han llamado 'narcotour', al que también invitaron a la alcaldesa, Ada Colau, para pedirle más medidas y para alertar de "la degradación" y los problemas de convivencia que comporta este fenómeno.

Un portavoz de la agrupación de vecinos de las calles d'En Roig, Picalquers i d'En Robador (RPR), Carlos, ha resaltado ante medio centenar de periodistas que calculan que hay unos 50 'narcopisos' en el barrio --con cuatro más que hace unos meses y menos que en verano, cuando había unos 60--, y que desde 2016 han muerto unas 40 personas por drogas en el Raval.

Ha explicado que en una de las fincas, en la calle d'En Roig, llegó a haber tres 'narcopisos' y una sala para consumir --pese a residir en el edificio dos vecinos--, y entraban unas 200 personas cada 90 minutos, muchas de las cuales dormían en el edificio, también en la azotea y las escaleras, que sigue con manchas de sangre en paredes y desprendiendo un fuerte olor pese a que se cerró en octubre.

El portavoz ha resaltado que este 'narcopiso' contaba con un servicio de reparto de droga en bicicleta, y que otros lo siguen ofreciendo, y ha asegurado que se cerró tras presión vecinal y una recogida de firmas: "Si no estuviéramos los vecinos como tábanos picando, esto se habría desbordado hace bastante".

Ha lamentado que, cuando se cierra un 'narcopiso', se abre en otro punto del Raval, y ha detallado que últimamente se están trasladando a la parte norte del barrio, acercándose a la zona con más turistas, y ha dicho que, pese a no ser "conspiranoicos", vecinos sospechan que tras la problemática hay intereses de determinados actores de algunos ámbitos, como el inmobiliario, para que los vecinos se vayan del Raval.

Los vecinos prevén articular una red con otros afectados por la misma problemática de otras ciudades, como Madrid, Valencia y Sevilla, ha explicado el portavoz, que ha avanzado que su intención es organizar un encuentro en primavera, para organizarse y pedir cambios legislativos y de protocolos para acelerar los procesos para cerrar estos espacios.

PROSTITUCIÓN Y 'MEUBLÉS'

Una portavoz de los vecinos de la calle d'En Robador, Laura, ha lamentado que la prostitución en la calle y en 'meublés' también afecta a su vida diaria, sobre todo de las familias: "Las familias cuando tienen hijos se van", ha asegurado.

Han criticado que muchas de las fincas que se 'okupan' son de bancos o fondos de inversión, pero que también hay municipales, y han lamentado un caso de la calle Hospital que aseguran que compró el Ayuntamiento en mal estado y que sigue "en condiciones deplorables" y con familias residiendo, la mayoría de 'okupas' y con la luz pinchada.

Durante la ruta han señalado diversos 'narcopisos', algunos ya cerrados pero muchos otros en activo, incluido uno en una finca de la calle Ferlandina de la que han arrancado la puerta de entrada al edificio, y otros en la calle Sant Gil, donde se concentran espacios en los que se venden estupefacientes, otros de prostitución y un laboratorio de drogas.

ACTUACIONES DEL AYUNTAMIENTO

El Gobierno de Colau ha recordado que el Ayuntamiento elaboró a mediados de 2017 un plan de choque para reforzar actuaciones en vivienda, espacio público, prevención y seguridad --que vecinos tachan de insuficiente--, y que en los últimos años se han realizado 71 entradas de Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra en pisos de Ciutat Vella vinculados a la venta de drogas.

En concreto, en 2017 se realizaron 46 entradas en domicilios en Ciutat Vella, el 78% de las cuales en el Raval, y se detuvieron a 60 personas, mientras que en las seis primeras semanas de 2018 han continuado con este "intenso trabajo", con cuatro entradas y seis detenciones hasta este miércoles, según un informe del Ayuntamiento.