Vecinos con segunda residencia de Tossa de Mar denuncian que pagan más por el agua que los empadronados

Actualizado 24/08/2010 14:13:41 CET

GIRONA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Vecinos con casas de segunda residencia de Tossa de Mar (Girona) han denunciado ante el Síndic de Greuges que el ayuntamiento les hace pagar más por el recibo del agua al no estar empadronados en la localidad. Según sus cálculos, las facturas pueden llegar a ser entre un 30 y un 50% superiores.

La portavoz de los vecinos afectados, Maria Àngels Jiménez, ha explicado a Europa Press que se sienten "discriminados". "Nos tocan el bolsillo pero también el orgullo y la dignidad ya que piensan que por tener segunda residencia tenemos más dinero", ha manifestado.

Jiménez también ha criticado la falta de información y haberse enterado de la subida de la factura a través de una carta adjunta a la factura dónde se explicaba de manera "incomprensible" la subida de ésta.

Los vecinos se han organizado en comisión y de momento ya han presentado reclamaciones tanto al ayuntamiento como al Síndic de Greuges. Además, han recogido unas 1.000 firmas y han colgado diferentes pancartas por toda la población denunciando la situación, según ha avanzado este martes 'El Periódico'.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Tossa de Mar explica que la modificación de la tarifa del agua se fomenta en el ahorro y la reducción de la factura de los servicios para los vecinos del municipio.

Así, ha concretado que uno de los cambios más significativos es el del precio del contador. En una primera residencia con el abonado empadronado en el domicilio de suministro, pagarán este año 4,22 euros al mes, mientras que el precio del contador de una segunda residencia con el abonado no empadronado es para este año de 12,64 euros al mes.

"El motivo de esta diferencia de unos 8 euros entre empadronados y no empadronados es para poder equilibrar el coste del servicio", han argumentado.

Además, según consta en el comunicado, la primera teniente de alcalde, Maria Teresa Moré, asegura que "los no empadronados verán reducida su factura en el consumo, ya que durante el invierno no están en la población y, por tanto, no gastan agua. En cambio, la gente de Tossa paga menos por el contador, pero paga el consumo durante todo el año".

Es una cuestión de equilibrio para poder cubrir la inversión de 7,3 millones de euros que se ha hecho en mejoras del servicio, han explicado. También han recordado que tanto en las primeras residencias como en las segundas solamente se pagará el agua consumida con un precio por metro cúbico igual para todos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies