Wendy Guerra desafía grandes tabús cubanos en su novela más madura 'Negra'

 

Wendy Guerra desafía grandes tabús cubanos en su novela más madura 'Negra'

La escritora Wendy Guerra y el editor Jorge Herralde
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:44:35 CET

BARCELONA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La escritora cuabana Wendy Guerra desafía problemas de la sociedad cubana como el racismo, la bisexualidad, la religión y la política en su última novela, 'Negra' (Anagrama), que ella considera la más madura de las que ha escrito hasta el momento, según ha explicado este martes en rueda de prensa en Barcelona.

La protagonista de esta obra, Nirvana del Risco, es la primera heroína negra cubana que se muestra desnuda ante los prejuicios de esta sociedad, sobre los que la autora se ha propuesto reflexionar desde un "profundo dolor" experimentado por ella misma, ya que en su país ninguna de sus novelas y cuentos han sido publicados.

Del Risco es hija de la generación de los años 60 y en las páginas de la novela recorre el camino entre lo prohibido y lo sagrado, con rituales que van desde la brujería cubana hasta conjuros cotidianos: "Decidí abordar el conflicto del país desde tópicos eurocéntricos que son problemas urgentes de Cuba".

"Cuba es un lugar a la deriva y necesita discutir sobre sí misma", ha dicho Guerra, que reivindica la erradicación del racismo, así como de la libertad religiosa y política, y ha lamentado que es muy triste vivir en un país donde solamente hay una opinión de las cosas.

La escritora ha asegurado sentirse "negra y como una esclava" a la que no dejan hablar, y a la que ni siquiera publican en su propio país, donde no hay libros de historia contemporánea porque la historia termina en 1959.

Guerra ha explicado que esta novela está llena de sensorialidad, como lo está Cuba, con los olores de gas urbano, el olor de la lluvia y del mango, el sudor de la gente, la sonoridad de la música y también la paranoia de los cubanos de pensar siempre que están siendo espiados, tema al que dedicará su próxima novela corta, ha avanzado.

Ganadora del Premio Bruguera 2006 que cambió su vida, ha dicho, Guerra se considera deudora de Catalunya, que es para ella un escondite con sus contradicciones y un lugar donde siempre se encuentra bien: "No quiero que nadie toque este lugar", ha dicho.

En el proceso de investigación de su novela ha tenido mucha censura, aunque después su escritura ha sido totalmente "fresca, llena de desacato, como una pataleta", ha explicado.

Graduada en Dirección de Cine y exalumna de Gabriel García Márquez, Guerra fue nombrada en 2010 Chevalier de l'Ordre des Arts et des Lettres de la República francesa.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies