Yamaha cerrará su planta española, con más de 400 trabajadores

Actualizado 26/01/2011 19:59:24 CET

La Generalitat acusa a la empresa de corporativismo y no ve razones de competitividad

BARCELONA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

La compañía japonesa Yamaha cerrará la fábrica de motos de Palau-solità i Plegamans (Barcelona) --la única de la firma en España--, donde trabajan unos 435 trabajadores, aduciendo una caída del negocio en Europa.

Los sindicatos, que todavía no tienen la confirmación oficial, han rechazado el cierre de la planta y han denunciado que se trata de una deslocalización de producción a Francia, mientras que la Generalitat ha calificado la decisión de "totalmente corporativista", argumentando que no tiene nada que ver con la competitividad de la planta.

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Francesc Xavier Mena, ha afirmado en declaraciones a los medios este miércoles que la fábrica del Vallès Occidental seguirá con su actividad hasta junio, cuando se empezarán a producir las recolocaciones hasta un traslado total en 2012.

Mena ha asegurado que la Generalitat ha pactado con Yamaha ofrecer la recolocación voluntaria de alrededor de un centenar de trabajadores en la planta de Francia.

Por su parte, UGT ha exigido al conseller que se esfuerce para cambiar la decisión de la dirección de Yamaha, y haga ir hacia la planta del Vallès Occidental la producción que actualmente la multinacional fabrica en Francia.

Según CC.OO., Yamaha ha obtenido "históricos beneficios" y tiene una situación financiera solvente que ha servido de apoyo a las pérdidas que ha cosechado la planta francesa.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de la sección sindical de CC.OO. de Yamaha, Óscar Rivera, ha lamentado el posible cierre --el jueves por la mañana se reúnen con la dirección a primera hora-- y ha asegurado que no tiene "ninguna lógica industrial" ni de costes, ya que la fábrica catalana es rentable, incluso más que la francesa.

En la misma línea se ha manifestado UGT, que ha mostrado su sorpresa por la decisión, ya que la empresa ha hecho recientemente inversiones en la planta catalana, transfiriendo producto de Italia, y su producción se había recuperado en un 40% entre 2009 y 2010, en torno a 60.000 unidades en total.

Además, asegura que la dirección de la empresa incluso había contratado a 40 trabajadores eventuales el pasado mes de octubre.

Ambos sindicatos se han opuesto al cierre y han exigido a la cúpula, que está presidida en España desde enero por Hajime Yamahi, que se abra un proceso de negociación para asegurar la continuidad de la planta catalana.

Mena ha apuntado a que la Generalitat buscará alternativas como sondear a empresas que puedan estar interesadas en asumir la plantilla y las instalaciones de Palau.

Ha puesto el ejemplo de compañías como Estampaciones Sabadell y Mango --que en el pasado ya se quedó las instalaciones de Samsung--, que buscaban más espacio para sus centros en Palau-Solità i Plegamans.

El conseller ha añadido que la Generalitat también negociará que los proveedores de Yamaha en Palau puedan continuar con su actividad sirviendo a otras fábricas de la multinacional japonesa en el extranjero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies