Yamaha comunica el cierre de la fábrica de Palau-solità i Plegamans (Barcelona)

Fábrica de Yamaha en Palau-solità
YAMAHA
Actualizado 27/01/2011 15:26:21 CET

BARCELONA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Yamaha ha comunicado este jueves a los trabajadores de Palau-solità i Plegamans el cierre de la fábrica y el traslado de la producción a la planta que la multinacional japonesa tiene en Saint-Quentin (Francia), lo que afectará a 417 trabajadores.

En un comunicado, ha especificado que los empleados afectados serán los relacionados con los procesos industriales de la planta catalana --producción y corporativos vinculados a la producción--, y ha afirmado que mantendrá su presencia y actividad comercial en España, y sus oficinas centrales en el país seguirán en Palau.

La compañía ha sostenido que la decisión se engloba dentro de una redefinición del negocio de Yamaha a nivel mundial, "condicionado por el descenso de ventas y por un marco económico desfavorable a corte y medio plazo".

Ha asegurado que en todo el mundo, y en Europa en particular, se está registrando un descenso prolongado de la cifra de ventas que obliga a la empresa a tomar medidas para reestructurar su capacidad industrial.

La decisión de trasladar la producción a la planta de Saint-Quentin se fundamenta en motivos de eficiencia productiva, de logística y de sostenibilidad económica, según Yamaha, ya que asegura que la constricción del mercado ha llevado a la compañía a una situación de exceso de capacidad productiva, por lo que ha decidido concentrar la actividad industrial en Europa en una única planta.

La empresa ha comunicado a los trabajadores y autoridades laborales que desea iniciar "cuanto antes" el proceso de negociación, y ha avanzado que propondrá un plan social que ayude a paliar los efectos negativos del cese de actividad productiva.

FRANCIA REQUIERE MENOS INVERSIÓN

Fuentes de Yamaha han explicado a Europa Press que la planta francesa ha sido la elegida para producir en Europa porque requiere menos inversiones que la catalana para concentrar la fabricación.

Ello se debe a que cuenta con una capacidad de 200.000 vehículos, frente a los 130.000 de Palau-solità i Plegamans, por lo que puede asumir su producción y tener mayor margen de crecimiento futuro, aunque actualmente ninguna de las dos instalaciones funciona a plena capacidad.

También ha sido decisorio que Francia ya cuenta con líneas de producción de tubos de escape y motores fueraborda, segmentos que no existen y se deberían montar en la planta catalana.

Yamaha ha reducido las ventas en Europa un 47% en los últimos tres años, y la producción un 55% en dos años. Actualmente, tanto las instalaciones de Barcelona como las francesas están en pérdidas, según la compañía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies