AEGC advierte de "evidentes carencias en riesgos laborales" en la frontera

Actualizado 06/12/2016 18:05:54 CET

MELILLA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado este martes las "evidentes carencias en materia de riesgos laborales" en la frontera de Melilla con Marruecos "puestas en entredicho por una fuerte tormenta" ocurrida este domingo 4 de diciembre, en el que se produjeron inundaciones en los puestos fronterizos tras caer 25 litros por metro cuadrado.

A través de un comunicado de prensa, AEGC ha indicado que la Ciudad Autónoma de Melilla una vez más ha sufrido un verdadero caos, en tan solo una hora de lluvia torrencial el pasado domingo. "Quedó de manifiesto la falta de previsión existente en la misma, siendo uno de los lugares más afectados los pasos fronterizos de Farhana y del Barrio chino, transformándose en auténticos ríos, haciendo prácticamente imposible que los Guardias Civiles y Policías Nacionales pudiesen prestar debidamente su servicio, al tener que luchar sin medios, contra las inclemencias del tiempo" ha indicado la asociación.

AEGC ha advertido de este modo de "la ausencia de un "Protocolo de Riesgos Laborales" o lo que sería peor, que este existiera y no se estuviera aplicando". A juicio de esta organización, "el paso fronterizo de Farhana, que actualmente se encuentra en obras, debería estar cerrado mientras se ejecutan las obras, al no poder garantizar la seguridad de los transeúntes que circulan por las instalaciones, ni de los guardias civiles y policías nacionales que prestan sus servicios".

La asociación ha admitido lo complicado que es cerrar un paso fronterizo por los enormes trastornos que ocasiona, "pero se debe de tomar en cuenta a su vez las carencias de seguridad para todas las personas implicadas, sin dejar de lado las posibles facilidades para las mafias que se dedican a facilitar la inmigración ilegal" ha recalcado.

Por otro lado, la AEGC ha indicado que en el paso fronterizo conocido como del 'Barrio Chino' los guardias civiles que prestan servicio en el mismo "estuvieron a punto de ser arrastrados por las aguas debido a la ausencia de canalización de la misma, y entrar con una fuerza fuera de lo común el agua procedente de Marruecos, causando situaciones más que peligrosas, teniendo conocimiento que no es la primera vez que se da esta situación".

La asociación ha alertado igualmente de "la vergonzosa y denigrante situación de las barreras metálicas que intentan ordenar a transeúntes, en el citado paso fronterizo, llegando a situaciones extremas, como la observada hace escasas fechas, cuando una silla de ruedas no puede acceder normalmente por el paso fronterizo debiendo su ocupante arrastrarse por el suelo, teniendo que ser auxiliado por los guardias civiles.
Por último, ha apuntado que esperan que las autoridades "tomen nota de la denuncia y se ponga fin a este despropósito".