Un agente resulta herido en la frontera de Melilla al ser agredido por una botella

Actualizado 03/09/2018 23:09:41 CET

MELILLA, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un agente de la Policía Nacional ha resultado herido por el lanzamiento de una botella en el paso fronterizo de Barrio Chino entre Melilla y Marruecos cuando un grupo de marroquíes pretendía acceder a la ciudad española anoche "en desorden" coincidiendo con el segundo día de la Feria de Melilla, por lo que fue preciso ordenar el cierre técnico de este paso fronterizo.

Según ha informado este lunes un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, el agente de la Policía Nacional resultó lesionado en el brazo izquierdo como consecuencia del lanzamiento de una botella.

Los hechos sucedieron en el control documental del paso fronterizo de Barrio Chino cuando el policía intentaba controlar el acceso a Melilla de un grupo de personas que pretendían entrar en territorio español de forma violenta y desordenada, según ha precisado la citada fuente.

Se trata de un agente adscrito al Grupo Operativo de Fronteras (GOF), de servicio en el control documental del paso fronterizo de Barrio Chino, que "al observar que muchas de las personas que pretendían acceder a Melilla carecían de la documentación necesaria, así como el cariz peligroso de la aglomeración que se estaba produciendo, procedió al cierre técnico de la frontera", ha explicado el portavoz policial.

En ese momento, ha añadido, "uno de los individuos concentrados lanzó una botella de cristal contra la cara del policía, reaccionando el agente a tiempo para cubrirse el rostro con el brazo izquierdo". El objeto impactó en el tríceps, provocándole un corte por la rotura de la botella: además, fue golpeado con un palo en la mano izquierda, causándole lesiones.

Simultáneamente, ha proseguido el portavoz policial, un agente de la Guardia Civil forcejó con los allí agolpados y consiguió cerrar la puerta de acceso. "Los individuos concentrados continuaron apedreando la puerta de acceso y profiriendo amenazas e insultos contra los funcionarios", ha detallado.

El policía agredido concluyó su servicio y posteriormente acudió a una clínica médica para una primera cura, siendo derivado al Hospital Comarcal, donde le fue diagnosticada una posible fractura. Hasta el momento no ha podido ser radiografiado debido a la hinchazón que sufre en el brazo izquierdo.

IMBRODA VE "SIN SENTIDO" LA LLEGADA DE SOLDADOS AUSTRIACOS

En otro orden de cosas, el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, ha señalado este lunes que estaría encantado con la llegada de soldados de Austria para vigilar la valla de Melilla porque supondría "la llegada de personas que gastarían dinero en la ciudad" pero ha dicho que la medida, publicada en medios nacionales citando fuentes del gobierno austriaco, "no tiene sentido" para cuestiones militares.

A pregunta de los periodistas, Imbroda ha manifestado que por un lado le parecería bien la llegada de soldados austriacos a la ciudad española del Norte de África porque eso significaría tener aquí durante un tiempo a un grupo numeroso de profesionales europeos con poder adquisitivo.

"A mí me parecía muy bien porque imaginaos que aquí vendrían 3.000 soldados de Austria, hombres y mujeres, que darían mucha vida a la ciudad", ha indicado la primera autoridad.

Sin embargo, desde el punto de vista estrictamente militar, ha admitido que "me parece una propuesta que no tiene sentido, es inviable y además es innecesario porque para sacar al Ejército para vigilar la valla de Melilla ya tenemos a la tropa española".

Contador