Aprogc pide que se condecore a los ocho guardias civiles imputados en Melilla

Actualizado 06/06/2015 17:19:40 CET

Solicita al director general de la Guardia Civil que les distinga porque "han sido tratados injustamente" por ONG

MELILLA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) ha pedido al director general del Instituto Armado, Arsenio Fernández de Mesa Díaz, la condecoración de los ocho guardias civiles imputados por su actuación en la valla de Melilla, acusados de "trato degradante" a inmigrantes y "uso desproporcionado de la fuerza", después de que la Fiscalía haya solicitado el sobreseimiento de la causa que se sigue contra ellos tras ser denunciados por tres ONG.

Según ha indicado un portavoz de la organización profesional en Melilla, "desde la asociación creemos que los ocho compañeros han cumplido con su deber de impermeabilización de las fronteras exigido por las leyes y por el Gobierno".

Aprogc, en la argumentación que remitirán al director general de la Guardia Civil, subrayarán que estos agentes "han sido injustamente acusados por aquellos que, con temerario desprecio a la verdad, han aportado videos editados e historias inventadas", en referencia a las ONG Prodein --Pro Derecho de la Infancia de Melilla--, SOS Racismo y Andalucía Acoge.

Por todo ello, desde la asociación profesional de seguridad "consideramos que son merecedores de ser condecorados, no sólo por su labor realizada sino por el injusto trato al que se les está sometiendo".

ACTUACIÓN EN LA VALLA

La segunda organización mayoritaria en la representación de los guardias civiles en la Ciudad Autónoma ha hecho esta petición después de que la Fiscalía haya solicitado al Juzgado de Instrucción número 2 de Melilla que "se acuerde el sobreseimiento provisional" de los ocho agentes de la Guardia Civil de Melilla que están imputados, al estimar que no han cometido ni el delito de trato degradante ni de lesiones durante su intervención durante un salto a la valla de unos 300 subsaharianos el pasado 15 de octubre, según el auto del Ministerio Público al que ha tenido acceso Europa Press.

La representante del Ministerio Público, María Rodríguez García, ha señalado en su escrito entregado a las partes interesadas en esta causa, como son los letrados defensores y los de la acusación formada por Prodein, SOS Racismo y Andalucía Acoge, que "los guardias civiles cumplieron con su obligación de mantener la estanqueidad de la frontera terrestre de Melilla".

Los hechos que se tratan tienen relación con la avalancha ocurrida del 15 de octubre de 2014, protagonizada por unos 300 subsaharianos, que se saldó con la entrada de ocho inmigrantes y más de una decena de heridos, cinco de ellos guardias civiles y otros cinco inmigrantes, que tuvieron que ser atendidos en el hospital y a pie de valla.

Los agentes fueron llamados a declarar "en calidad de imputados" el pasado 26 de marzo, "en relación a la acción que ha sido documentada en soporte videográfico de actuaciones" por la ONG Prodein, según el cual un inmigrante, conocido como Dani, fue "rodeado y golpeado por un grupo de guardias civiles" cuando bajaba por una escala de la valla de Melilla, "siendo posteriormente trasladado en volandas hasta Marruecos desde España atravesando el perímetro fronterizo".

Durante esa declaración judicial, los agentes defendieron que hicieron un "uso proporcionado de la fuerza" para hacer frente a una avalancha de 300 inmigrantes subsaharianos.

Los agentes, además, han destacado durante su relato de los hechos "la extrema violencia" empleada por los inmigrantes, como demuestra el hecho de que cinco guardias civiles resultaran heridos, uno por traumatismo craneoencefálico tras caer desde cinco metros de altura tras recibir "una patada" de un inmigrante que se negaba a bajar de la alambrada. Asimismo recordaron que fue reparado un tramo de valla que quedó "parcialmente derrumbado" tras ceder al peso de unos 140 encaramados.